Tres jubilados valencianos compiten por concentrar diez millones de votos

Ejecutiva del Partido de Jubilados y Pensionistas de España

Ejecutiva del Partido de Jubilados y Pensionistas de España

La movilización política de la tercera edad eclosiona en España desde la Comunidad Valenciana con el PJPE, el Partido de Mayores y Autónomos y Tercera Edad en Acción



El último en incorporarse a la brega política desde la barrera de la tercera edad ha sido el Partido de Jubilados y Pensionistas de España (PJPE), formación que han gestado en Valencia activos retirados de la vida laboral como el enfermero José García Martínez (presidente),  el celador sanitario Enrique Vilanova (secretario general), el técnico en plástico Heliodoro Escribano (tesorero) o el maestro relojero Adolfo Esparza (vocal). Su objetivo consiste en aglutinar el voto de las alrededor de diez millones de personas pensionistas que conviven en España.

En este reto coinciden con el alicantino Carlos Rico, que lidera Tercera Edad en Acción, partido con sede en Alicante e inscrito desde mayo en el registro de formaciones políticas. También se toparán en la carrera electoral con Joaquín Corredor, valenciano, empresario jubilado que ha decidido revitalizar el Partido de Mayores y Autónomos, cuya denominación demuestra que abarca un clientela más amplia que se extiende a los más de 3,2 millones de autónomos españoles. 

En los tres casos comparten su autonomía de origen y residencia: la Comunidad Valenciana. También coinciden en la naturaleza activa y experiencia política de algunos de sus dirigentes, con antecedentes de militancia diferentes. Y, desde luego, concuerda la base de su programa electoral, que se centra en una mejora del poder adquisitivo del colectivo de pensiones (de todos en general y no únicamente de jubilados), con un incremento sustancial del salario que perciben. A partir de ahí, cada uno desgaja su apuesta con más actuaciones y propuestas que acompañan esa idea clave.

Del mismo modo, de una manera u otra buscan convertirse en la voz y la bandera del jubilado de a pie, aunque la Unión Democrática de Jubilados y Pensionistas, principal entidad social en esta franja de edad, ya ha avisado de que no les representa a título general. Igualmente se desmarcó del trío de partidos y de cualquier capitalización que pudieran hacer de las movilizaciones de la pasada primavera en pos de mejores pensiones.

Esas protestas constituyeron el germen que inoculó la idea de crear partidos a sus fundadores como una forma de canalizarlas de un modo práctico: con representación en las instituciones para influir desde dentro. Buscan que no se apague el fuego reivindicativo y que arda con acciones concretas desde el Congreso o desde los parlamentos autonómicos.

En los tres casos han nacido en la Comunidad Valencia pero rápidamente se están ramificando por el resto de España. La pasión política prende entre jubilados preparados, con tiempo, energía y ganas de reivindicar. Ahora les resta una tarea ingente: la de rellenar listas y configurar candidaturas. Después, ya de cara al último domingo de mayo, en las elecciones europeas, locales y autonómicas, les sobrevendrá una labor titánica: convencer a jubilados y pensionistas de que se dejen de ideologías y simpatías por otros partidos y concentren sus papeletas en formaciones corporativas, centradas única y exclusivamente en este nicho de votantes. No obstante, el reto principal de José García, Carlos Rico y Joaquín Coorredor consiste en afrontar las elecciones generales, sea cuando sea que se celebren.

 

Comenta esta noticia
Update CMP