27 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El CIS, otro asalto de Sánchez para hacerse propaganda como con RTVE

 

 

El otrora prestigioso CIS se ha convertido, en las manos del dirigente socialista José Félix Tezanos, en un desprestigiado aparato más de propaganda de Pedro Sánchez, que repite con este centro sociológico lo mismo que con RTVE: tapar el origen de su llegada a la presidencia del Gobierno, al margen de las urnas y con pactos nefandos, y presentarle como el ganador que hasta ahora no ha sido para favorecer sus intereses electorales.

En ambos entes la manipulación es escandalosa, y aspira a modificar el criterio de la opinión pública mediante la vieja táctica conocida como "efecto Pigmalión": lanzar una profecía falsa para, a fue de insistir en ella, intentar que se haga realidad.

 

En el caso del CIS, su sometimiento a Sánchez roza lo ridículo al entregarle una supuesta victoria electoral, con el 30% de los votos, y a la vez hundir hasta la cuarta posición al PP, su principal rival, situándole por debajo de Ciudadanos y de Podemos.

La falsedad

Es obviamente un dato irreal, como demuestran todas las Elecciones celebradas en España desde diciembre de 2015, todos los sondeos independientes y todos los trabajos del propio CIS hasta el nombramiento de Tezanos.

Nadie se ha saltado tantas líneas rojas nunca en tan poco tiempo. Pero a nadie le han resbalado tanto tampoco las consecuencias de esos asaltos

La utilización de costosos recursos públicos como herramientas partidistas no sólo es un bochorno, especialmente cuando se hace con tan burda impunidad; además conculca de manera flagrante la esencia legal, intelectual y económica de cualquier servicio público.

Y es precisamente en ese ámbito, y no solo en el de la denuncia pública, donde deben incidir todos los afectados: no se puede colocar a un miembro de la Ejecutiva del PSOE al frente de una institución apolítica para, sin recato alguno, denigrar su función y someterla de forma tan descarada a la estrategia de un líder concreto.

¿Por qué no convoca Elecciones?

Con Sánchez, sin embargo, todo es posible. Nadie se ha saltado tantas líneas rojas nunca, y menos en tan poco tiempo. Pero a nadie le han resbalado tanto tampoco las consecuencias de esos asaltos ni los precedentes que siembra para que, en el futuro, otros hagan lo mismo y no quede nadie con autoridad para denunciarlo.

La mejor prueba de que el propio dirigente socialista no se cree lo que obliga a decir al CIS es, en todo caso, su negativa a convocar elecciones. Si tuviera la más mínima opción de lograr el resultado que le regala Tezanos, ya estarían convocadas.

Comenta esta noticia
Update CMP