Ayuso deja mudo a Sánchez al decirle en la cara todo lo que le niega a Madrid

Pedro Sánchez, en una de sus videoconferencias, e Isabel Díaz Ayuso

Pedro Sánchez, en una de sus videoconferencias, e Isabel Díaz Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid le recita a Sánchez todas las cifras de material sanitario que ha enviado el Gobierno a Madrid y le deja sin palabras. Así fue la escena.

Para Pedro Sánchez, las reuniones por videoconferencia con los presidentes autonómicos son un suplicio. De puertas para afuera, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, lleva unos días glosando las cifras de los envíos de material sanitario a cada una de las regiones.

De puertas para adentro, todos los presidentes, del PSOE y del PP, saben que la compra centralizada y el mando único decretados por el presidente del Gobierno no funcionan: de no ser porque cada presidente autonómico se busca la vida como puede, a estas alturas en hospitales de Madrid, Andalucía o el País Vasco, por citar tres ejemplos muy representativos, estarían todavía peor abastecidos.

Tan es así que, al menos en esto, se le da la razón en privado a Quim Torra, aunque nadie lo haga en público. Y es ahí, en privado, donde este domingo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha dejado sin palabras y sin argumentos a Pedro Sánchez con un rapapolvo de cifras, números y reproches duro en el fondo y tranquilo en las formas que ha dejado literalmente mudo al jefe del Ejecutivo, según fuentes conocedoras del instante consultadas por ESdiario.

 

Ayuso lleva días soportando una campaña política que intenta contrarrestar la buena imagen que se han granjeado en estas crisis, al ser la primera en tomar decisiones que luego ha ido calcando Moncloa.

El desbordamiento de los hospitales y el drama en las residencias de ancianos fue visto por la izquierda, sin embargo, como oportunidad de intentar minar su imagen, con críticas ya muy conocidas sobre el supuesto deterioro de la sanidad madrileña fruto de los recortes, un mantra que las cifras oficiales de gasto público contradicen.

Madrid ha comprado tres veces más material del recibido desde el Gobierno, pese a estar "centralizada" la compra

Con ese equipaje y la sensación de que Sánchez está más pendiente de anunciar el envío de material que de enviarlo de verdad, la presidenta de Madrid, aún convaleciente y confinada en un apartahotel de la capital, sacó la artillería con este listado, literal, de agravios:

"Desde el domingo pasado, presidente, la Comunidad de Madrid ha recibido cero gafas de protección, cero soluciones hidroalcohólicas y cero buzos, cuando se habrían necesitado 24.000, 44.000 y 31.000 unidades, respectivamente", le espetó Ayuso a un cariacontecido Sánchez.

Y siguió, enumerando dato a dato y material a material todos y cada uno de los artículos que había reclamado y necesita Madrid y los que, en la práctica, había recibido en realidad: "1,1 millón de guantes  en lugar de los 8.5 millones necesarios; 82.000 batas frente a 465.000; 6.970 mascarillas para profesionales FFP2 y FFP3  cuando hacían falta 240.000-; y 229.604 mascarillas quirúrgicas  pero se necesitan 1 millón".

El demoledor albarán que presentó Ayuso no obtuvo ninguna respuesta del presidente del Gobierno, enmudecido ante la contundencia de las cifras de la presidenta madrileña. Fuentes oficiales del Ejecutivo regional han confirmado a ESdiario que, en las dos últimas semanas y pese a que supuestamente estaba centralizada la compra de material sanitario, la Comunidad de Madrid ha adquirido "de manera individual 4,8 millones de unidades de material extra, casi tres veces más de lo que nos ha dado el Ministerio".

Quejas en cadena

Las quejas de Ayuso, consciente desde el primer momento de la falta de recursos en los hospitales más castigados de España y desolada por el impacto de ello en médicos y enfermeras, se hicieron también visibles en algunos de sus homólogos autonómicos, bien por el desabastecimiento, bien por otras decisiones unilaterales de Moncloa.

Especialmente en el caso del lendakari vasco, Íñigo Urkullu, muy brusco con las supuestas injerencias de Madrid y con la paralización de toda la actividad. El gallego Alberto Núñez Feijóo y el andaluz Juanma Moreno también mostraron sus reticencias, siempre en el tono educado que caracteriza a ambos".

"El problema es que lo de la compra centralizada del Ministerio de Sanidad, excepto para los famosos test rápidos, es mentira", resumen con elocuencia fuentes políticas consultadas por este periódico en otra autonomía, Castilla-La  Mancha.

Comenta esta noticia
Update CMP