20 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Susana Díaz se aferra al sueldo público y no dimitirá cuando deje el poder

La todavía presidenta de Andalucía no dimitirá y se mantendrá como diputada en la oposición. Es la única manera de tener un salario, por carecer de trabajo fuera, de cerca de 4.400 euros.

Susana Díaz sabe que fuera de la política hace frío, especialmente si se carece de una profesión al margen de la de servidor de los ciudadanos. Y por eso, cuando deje de ser presidenta de la Junta de Andalucía, no abandonará sorprendentemente el parlamento regional.

Seguirá como diputada en la oposición, para garantizarse así una remuneración mensual que, si ejerce de portavoz de la oposición, le reportará un mínimo sueldo mensual bruto de casi 4.400 euros, los correspondientes a la nómina de diputado más el extra por encabezar a su grupo. Aparte, puede tener otros pluses en función de si presiden o no distintas comisiones.

 

La propia presidenta en funciones ha confirmado que no dimitirá, pese a perder el poder en Andalucía, en una entrevista en RNE, donde ha intentado presentar su continuidad como una especie de "obligación" para que se sientan "orgullosos" los ciudadanos que la votaron.

Un subsidio durante un año

En realidad, Díaz no tiene un puesto de trabajo al que volver, su marido está en situación de desempleo en estos momentos y su única alternativa sería también dentro del ámbito público: irse de senadora a Madrid por designación autonómica, pero ello le alejaría de Sevilla y del control del PSOE andaluz, que al menos quiere mantener durante todo el tiempo que pueda.

 

En el caso de no tener un destino laboral en la empresa privada y dimitir de toda responsabilidad política, como suele ser costumbre en altos cargos cuando pierden el poder, el futuro económico de Susana Díaz pasaría por el cobro de una especie de subsidio de desempleo que el parlamento andaluz abona a sus señorías, cuando dejan de serlo, durante un periodo máximo de un año.

Comenta esta noticia
Update CMP