23 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Desbordada: la Generalitat moviliza más rastreadores después de 42 días de caos

La consejera de Salud de Cataluña, Alba Vergés.

La consejera de Salud de Cataluña, Alba Vergés.

La consejera de Salud avisa de que habrá que tomar nuevas medidas en Barcelona, sin concretar. En las últimas 24 horas el número de positivos ha crecido en otros 1.293. Y hay dimisiones.

La situación de la Covid-19 en Cataluña sigue siendo delicadísima. Las últimas cifras conocidas este jueves arrojan un balance de 1.293 positivos más en las últimas 24 horas, de ellos 178 en la comarca leridana del Segriá y 123 en Hospitalet del Llobregat. 

La consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, adelantó que en los próximos días habrá que tomar nuevas medidas en Barcelona por la "rápida" expansión de los brotes, algunos de la vecina Hospitalet. No quiso especificar más de momento. 

Y por primera vez este jueves,el Govern reconoció que llegó tarde en Lérida. Aunque no lo hizo la consejera, ni siquiera el director de la Agencia de Salud Pública. Sino el coordinador de la Unidad de seguimiento de la Covid-19, Jacobo Mendioroz.

Llegaron tarde y da la sensación de que continúan yendo a remolque de los acontecimientos. Porque solo ahora, 42 días después de que saltaran las alarmas en una empresa hortofrutícola de un pueblo de la comarca del Segriá, la Generalitat ha decidido aumentar el número de rastreadores. El propio Mendioroz decía el martes que había "suficientes rastreadores". A la vista está que no era así. 

El raquítico número de rastreadores, apenas 300 para una población de 7,5 millones de habitantes en Cataluña, ha sido el talón de Aquiles del Govern de Quim Torra. Y el mayor aliado de la Covid-19 en su silenciosa expansión por la comunidad. 

Así las cosas, la Consejería de Salud incorpora a partir de ahora 500 "gestores Covid", que en la práctica se dedicarán a rastrear y hacer un seguimiento de los contactos de los casos positivos. Algo que los expertos llevaban semanas pidiendo. Con ellos, la plantilla de rastreadores será de 815 en toda Cataluña. 

El cuestionado trabajo del departamento de Vergés ha provocado una importante crisis interna que, hasta la fecha, se ha saldado con tres dimisiones. O destituciones, no está claro. La última ha sido la del jefe del gabinete técnico de Salud, Josep Ramon Morera

Pero, a pesar de la situación crítica, la Generalitat no deja de tirar al monte. El consejero de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Bernat Solé, reprochó este jueves al Gobierno que "siga sin concretar" cuándo se celebrará la mesa de negociación con Cataluña.

Comenta esta noticia
Update CMP