15 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "macho alfa": las artimañas de Pablo Iglesias para dominar incluso a Sánchez

Pablo Iglesias ha eliminado a toda sombra de disidencia en Podemos, utilizando un poder dominante y ejerciéndolo sin remilgos. Pero le queda un último rival.

 

 

La expresión “macho alfa” fue acuñada por el escritor norteamericano David Mech, uno de los precursores de la famosa teoría de la dominación en el reino animal. En su libro “Lobos: Comportamiento , Ecología y Conservación”, puso de manifiesto que en las manadas de lobos hay un individuo con mayor rango a quien los otros miembros siguen con obediencia máxima, y con respecto a los cuales el “alfa” cumple su rol de protección frente a los ataques externos.

Cuando nos planteamos si un político es un verdadero líder no podemos dejar de pensar que, en muchas ocasiones, lo que existe es un individuo dominante que ejerce su poder anulando al resto de miembros del grupo, es decir un “macho alfa".

Prototipo de liderazgo tóxico tipo “alfa” lo podemos encontrar en el Vicepresidente segundo del Gobierno Pablo Iglesias. Así pues en un primer momento comenzó a disputarse el liderazgo con el resto de miembros destacados de su grupo, recordando la “berrea” donde los ciervos se enfrentan en feroces luchas para obtener el liderazgo de su manada.

En Podemos, a raíz de las peleas internas, se ha ido purgando a una serie de líderes hasta que Iglesias se ha alzado con el liderazgo de su partido político. Cabe recordar a Carolina Bescansa, Íñigo Errejón , Tania Sánchez, Rita Maestre, Carlos Jiménez Villarejo, Luis Alegre, todos ellos víctimas de su jefe de filas, que no ha dudado en expulsarlos por sus discrepancias, actuando al estilo de los partidos comunistas de toda la vida, arrinconándolos hasta la insignificancia social, como antaño se encerraba en los gulags siberianos a los disidentes soviéticos. Este primer objetivo de hacerse con el liderazgo lo consiguió claramente Iglesias en su asamblea ciudadana “Vistalegre 2”de 2017. 

Más purgas

El siguiente objetivo para la adquisición de su condición “alfa” ha sido eliminar cualquier confluencia disidente, así la corriente Anticapitalista ha consumado su ruptura con Iglesias al comprobar que Podemos se ha convertido velozmente en la nueva casta ministerial, y sin duda hartos del ninguneo y desprecio a sus líderes, otro método típico del movimiento comunista que consiste en conseguir la desaparición del disidente a través de su borrado social.

 

 

Ahora entramos en una nueva fase del hiperliderazgo de Pablo Iglesias y esta consiste en marcar terreno dentro del Gobierno, haciendo su “propio gobierno” , tal como puso de manifiesto en la campaña electoral Pedro Sánchez al afirmar que el hecho de que Podemos entrara en su Gobierno no le dejaba dormir.

Ahora comprobamos que el Presidente, al menos en esta ocasión, decía la verdad y que esta coalición va camino de convertirse en su peor pesadilla. Estoy convencido de que nunca ha podido aceptar que Carmen Calvo ostentara la Vicepresidencia Primera del Gobierno, y si simuló su acuerdo, no va a parar de moverle la silla.

Hemos presenciado un primer enfrentamiento a raíz de la ley de libertad sexual que según las crónicas le han permitido exhibir su triunfo ante su grupo, causando a su oponente Carmen Calvo una clara herida en su imagen pública a la vez que ha mandado un mensaje tanto público como privado de que es un mal enemigo, por lo que ya se andarán con cuidado otros ministros como el de Justicia Juan Carlos Campo, que ha sufrido el fuego de metralla a modo de insultos como “machista y machote”, por haberse atrevido a alegar defectos técnicos en la ley estrella de su mujer, mostrando descaradamente que la causa feminista se está convirtiendo no en un objetivo transversal de toda la sociedad, sino en una palanca de lucha de poder para conseguir la hegemonía política.

Pero lo que más ha sorprendido a propios y extraños es que haya negado a Irene Montero la posibilidad de defenderse por sí misma, actuando al más puro estilo “macho alfa”.

 

Otro detalle que muestra el “rol” que está ejercitando “el amado líder” es el defensor de la estética de los miembros de su grupo, no dejó de causar sensación el atuendo del ministro de Universidades en la sesión plenaria del Senado del día 3 de marzo, y lejos de dejar que fuera el propio interesado que alegara lo que estimara conveniente ha sido el propio Vicepresidente el que ha salido a defenderlo.

¿ Va a ser esta la estética del gobierno dentro del gobierno? Porque entonces podremos afirmar que estamos ante un liderazgo dominante y anulador de sus compañeros de viaje político que no serán nunca parte del proyecto político de su jefe si no meros peones de su personal “asalto de los cielos ”, que tarde o temprano se convertirá en “el asalto al palacio de la Moncloa”, pero aquí entrará en juego el otro “macho alfa” de la política española: Pedro Sánchez.

Comenta esta noticia