14 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A codazos en el Gobierno: Iglesias sale escaldado de su último pulso al PSOE

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

La pretensión del vicepresidente segundo de habilitar un ingreso mínimo vital transitorio hasta que esté el definitivo ha encallado con el iceberg del Ministerio de Seguridad Social.

El ingreso mínimo vital está provocando un tira y afloja en el Gobierno que los ministros del PSOE y Unidas Podemos ya ni se molestan en disimular. Hasta el punto de que, aunque en principio se habló de que podría ser aprobado por el Consejo de Ministros de este martes, finalmente no va a estar en el orden del día.

Pablo Iglesias lleva semanas presionando para que, hasta que ese ingreso permanente (y comprometido por Pedro Sánchez al comienzo de la legislatura) esté operativo, el Ejecutivo active cuanto antes un ingreso temporal de en torno a 500 euros y tres meses de duración.

Iría destinado a los sectores que han quedado excluidos de otras ayudas, como las trabajadoras del servicio doméstico que no están dadas de alta en la Seguridad Social. "Mucha gente lo necesita ya", afirmaba este mismo lunes Irene Montero

Inicialmente, parecía que Sánchez había asumido la petición de su vicepresidente segundo de crear un ingreso transitorio hasta que estuviera el definitivo, en el que trabaja el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones de José Luis Escrivá

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el último pleno.

 

Sin embargo, este último daba este lunes un portazo a Iglesias desde las páginas de El País. En ellas, Escrivá rebajaba la petición del líder de Unidas Podemos a la categoría de "iniciativas bienintencionadas" y aclaraba que el ingreso se aprobará cuando esté y será el definitivo, no una versión de prueba. 

"Va a ser estructural, permanente, viene para quedarse. Aunque hay iniciativas bien intencionadas que están planteando algo extraordinario. Nuestros trabajos preparatorios se refieren a cómo se identifican los hogares beneficiados, cómo se paga y cómo se despliega: esos trabajos son exactamente los mismos que se necesitan tanto para una prestación extraordinaria como una permanente. Será algo novedoso que la Seguridad Social no ha ofrecido hasta ahora y que intentamos acelerar al máximo. Cuando tengamos todo bien aquilatado, lo presentaremos y lo pondremos en marcha".

Lo dice el refrán: vísteme despacio que tengo prisa. Y en el Ministerio de Seguridad Social bastante tienen por ahora -dicen- con que el resto de ayudas aprobadas por el Gobierno llegue a sus destinatarios. 

¿Qué ha pasado entre medias para que el presidente finalmente parezca decantar la balanza a favor de Escrivá? Las últimas tensiones con la CEOE tienen algo que ver. La semana pasada Iglesias anunció que había negociado con los empresarios ese ingreso mínimo y que estaban de acuerdo. 

La respuesta de la patronal fue un duro comunicado en el que desmentían al vicepresidente segundo: "En ningún momento se nos ha hecho partícipes de la negociación de tal iniciativa". Y llegaban a hablar de "deslealtad al diálogo social y a los empresarios españoles". Al día siguiente plantaron a la ministra de Trabajo en una reunión que estaba en la agenda en señal de protesta.

Después llegó -este lunes- la vuelta al trabajo de algunos sectores no esenciales, como venía demandando la CEOE y en contra de la opinión de los ministros de Unidas Podemos. Y ahora se cae otra vez el ingreso mínimo vital de la agenda del Consejo de Ministros. 

Comenta esta noticia
Update CMP