05 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Y no quedó ninguno

Pedro Sánchez y Oriol Junqueras en el Congreso.

Pedro Sánchez y Oriol Junqueras en el Congreso.

Cada hora que pasa sin que la Abogacía del Estado informe sobre la libertad de Junqueras es una protesta silenciosa de estos grandes profesionales que están muy molestos con el Gobierno.

 

 

Los españoles nos preguntamos cuál es el precio que Pedro Sánchez está dispuesto a pagar por su investidura, y los que somos adictos a las novela policiaca recordamos la famosa novela de Agatha Christie “Diez Negritos”, también conocida como “ Y no quedó ninguno”, y es este último título es el que mejor refleja la partida de ajedrez que está jugando Pedro Sánchez .

Durante estas semanas somos muchos los que nos preguntamos cuáles son las piezas que está dispuesto a entregar nuestro presidente en funciones para conseguir su investidura y realmente solo se me ocurre pensar cual es el trofeo que persiguen los independentistas , y este premio es la Justicia.

Sánchez está dispuesto a entregar todas las piezas jurídicas una a una hasta que no quede ninguna que pueda suponer un muro de contención a la pretensión última de sus socios que es, en definitiva, la independencia. Gracias a los jueces se pudo parar el golpe de Estado, por eso será la pieza principal que se querrán cobrar, es decir que no hayan jueces que puedan sentarles en el banquillo de nuevo.

Pero para lograr ese objetivo es necesario ir entregando piezas del tablero y en eso estamos estos días. En primer lugar el gobierno ha permitido que los independentistas creen un relato falso sobre el alcance de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, puesto que la inmunidad de un europarlamentario no puede protegerle de los delitos cometidos con anterioridad a adquirir dicha condición como claramente se deduce de la propia Jurisprudencia de dicho Tribunal;  en cambio han permitido, por absoluta inacción, que se traslade a la opinión pública que la Justicia europea ha dado un golpe a nuestro Tribunal Supremo y que este ha actuado de forma arbitraria, lo cual es totalmente falso. Estamos ante el primer “negrito”.

 

En estos momentos se está jugando la partida en el ámbito de la Abogacía del Estado,  la segunda pieza a entregar. La credibilidad de una institución de sólido prestigio dentro del ámbito Jurídico está claramente dañada, puesto que Sánchez está permitiendo, por segunda vez, que los independentistas construyan el relato: si informan favorablemente a la libertad de Junqueras están colaborando para conseguir la formación de gobierno, si se oponen obstaculizan la gobernabilidad, da igual el fundamento jurídico que se emplee. El relato ya está construido.

Por eso, cada hora que pasa sin que la Abogacía del Estado informe es una protesta silenciosa de estos grandes profesionales que, según se está filtrando, están sumamente molestos con el papel que el Gobierno les ha hecho jugar en esta partida, se resisten a ser el segundo “negrito” de la novela.

La Fiscal General del Estado ha sido hábil al mover pieza, antes de que el 'Gobierno se pusiera a trabajar', oponiéndose a la libertad de Junqueras

Otra pieza que se quieren cobrar es la fiscalía, en esta partida la Fiscal General del Estado ha sido hábil al mover pieza antes de que el 'Gobierno se pusiera a trabajar' en entregarla puesto que informó a las pocas horas de que el Tribunal Supremo le diera traslado para informe, oponiéndose a la libertad de Junqueras para evitar la presión de Sánchez a través de la ministra Delgado, que para su vergüenza es fiscal, esta maniobra así como su negativa de retirar la acusación de rebelión en el juicio por el golpe de estado independentista es lo que va a provocar , sin duda, que una vez formado gobierno sea cesada María José Segarra y sustituída por un candidato del gusto de esa nueva mayoría “Frankenstein”. Entonces caerá el tercer “negrito”.

Otra pieza que pedirán será introducir los mimbres necesarios para garantizar la autodeterminación como derecho de los pueblos, basándose en que la ley no puede ir en contra de lo que se pide en la calle. Ya lo hemos escuchado a líderes socialistas catalanes, para ello deberá posibilitar, la futura Constitución, la posibilidad de federar comunidades autónomas dentro del Estado plurinacional, así se crearía la gran nación catalana incluyendo a Baleares y la Comunidad Valenciana y la gran nación Vasca incluyendo Navarra.

 

No es ciencia ficción, es una realidad que por desgracia se escucha cada vez más en plataformas independentistas. Para ello será necesario cambiar las actuales mayorías en el Tribunal Constitucional y así permitir una reinterpretación de la actual Constitución. Este “negrito” costará más ya que hasta mediados del año 2022 no corresponde al Gobierno la designación de dos magistrados que provoquen este cambio de mayoría, pero en todo caso esa pieza querrá ser cobrada aunque sea en diferido.

El Consejo General del Poder Judicial también está en la lista de los “diez negritos”, puesto que su división en consejos de Justicia territoriales posibilitará su control por los gobiernos autonómicos como ya se consignaba en el estatuto de autonomía de Cataluña que tumbó el Tribunal Constitucional y para eso solo basta con la modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial , como seguramente tienen previsto en esos pactos oscuros que se están jugando en la partida de ajedrez.

Podemos ir señalando distintos “negritos” como en la novela así como la forma en que se puede pretender que vayan quedando , pero en todo caso el objetivo es que no quede ninguno como precio de esta investidura.

 

(*) Fernando de Rosa Torner, senador del PP por la provincia de Valencia

Comenta esta noticia