La lideresa del PP valenciano envía un singular "mensaje" de ayuda a Toni Cantó

Casado ha aprovechado el acto de inicio del curso político en Benidorm para enviar respuesta a Albert Rivera. La lideresa del PPCV remitió un singular mensaje a Toni Cantó.

Presidente, secretario general, vicepresidenta de organización, vicesecretario institucional... La plana mayor del PP se ha dado cita en Benidorm, la ciudad de la felicidad, según su alcalde Toni Pérez, para abrir el curso político que nace en espera de la decisión de Pedro Sánchez sobre la repetición o no de las elecciones generales. Unos comicios que, según, todos los partidos, "nadie desea" que se repitan, pero que todos los partidos, de alguna forma, trabajan para forzar la "reposición" 

Más allá de las críticas al presidente del gobierno y a la gestión del tripartito de izquierda de Ximo Puig, que vive su peor en momento por los impagos a los proveedores y los recortes que debe hacer en el presupuesto, Pablo Casado y Isabel Bonig aprovecharon el acto para enviar recados a Ciudadanos

Casado trasladó dos mensajes a Albert Rivera, quien mantiene que los populares siguen manchado por la corrupción. El primero: el PP se ha "renovado" y es un partido "honesto, eficaz que no tolera ninguna conducta que no sea ejemplar". E insistió en que el pasado pasado está, al señalar "que no nos digan lo que pasó hace diez años, igual que nosotros sabemos que hay que medir a nuestros adversario político por lo que hacen en el presente".

Sobre la negativa al acuerdo preelectoral, trazó tres ideas fuerza:

"Si queremos unir España tenemos que unirnos nosotros. Y si hay un portazo por parte de otras formaciones para hacerlo como coalición, tendremos que apelar a que los españoles unan en las urnas lo que los políticos irresponsable no quieren unir en el logo de la papeleta".

"Los votantes de centro derecha quieren que estemos unidos para ofrecer una alternativa a un gobierno socialista".

"No vamos a entrar en críticas y provocaciones. Nuestros adversarios son la izquierda y el nacionalismo".

Minutos antes, la líder del PP valenciano ante cerca de mil asistentes, le pidió a su homólogo de Ciudadanos en la Comunitat, Toni Cantó, "salir del retiro espiritual".

A cuenta de la decisión del gobierno socialista en Dénia de imponer el valenciano para cualquier aspirante a ser funcionario, Isabel Bonig resaltó que el "único" partido que recurrió al requisito lingüístico ha sido el PP. "Hoy desde aquí (Benidorm) me gustaría enviar un mensaje al señor Toni Cantó cuando aterrice, estaría bien salir del retiro espiritual  y ayudar al PP y a los valencianos a defender la libertad de los padres a los hora de elegir la lengua y la educación en los tribuales, porque  solo nos dejan los tribunales para defender la libertad".

Entre reproche y petición de colaboración, Bonig sostuvo que la política no es solamente "declaraciones de voluntad, son hechos  y los hechos requieren estar al lado de los ciudadanos". En ese contexto, pidió a Ciudadanos no equivocarse de enemigo, ya que "el PP  no lo es. Ayúdennos a desenmascarar la hoja de ruta catalanista que lleva a cabo señor Puig con estos compromisarios políticos con los que iniciamos el curso".

Botànic  2, "pacto de los sillones"

Las peticiones no fueron solo para Ciudadanos. Casado emplazó al jefe del Consell valenciano, Ximo Puig,  y al resto de presidentes socialistas a que apoyen la petición de convocatoria del Consejo de Política Fiscal y financiera para obligar el Gobierno a devolver a las comunidades autónomas los "7.000 millones"  que les adeuda.

La presidenta de los populares valencianos calificó de “mezquindad política” que se bloqueen recursos para presionar y forzar una investidura. “Las prestaciones sociales no pueden ser usadas como moneda de cambio para forzar un gobierno”, afirmó.

Bonig mantuvo que el Mediterráneo siempre ha sido la avanzadilla de las políticas de la izquierda. "Aquí Puig adelantó las elecciones bajo el pretexto de dejar de estar marginados. Cuatro meses después del nuevo Botànic, el llamado pacto de los sillones y de los enchufados, se traduce en tres cifras: 1.450 millones de euros que son los recortes que Sánchez le pide a Puig, 330 enchufados  y 13.000 valencianos que se han ido al paro en agosto liderando la destrucción del paro. Cuando gobiernan los socialistas y sus socios, tenemos recortes, enchufados y privilegios y paro. Eso le espera a España si gobierna la coalición de izquierdas”.

En el acto, el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón,  reprochó a los socialistas que ahora "callen para no molestar a Pedro Sánchez" con reivindicaciones históricas como la financiación autonómica. Adelantó su total oposición a los "coopagos" en los trasvases y la tasa turística.

Comenta esta noticia
Update CMP