18 de octubre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El trágico mensaje de Mónica Hoyos a Carlos Lozano que arrasa en Gran Hermano

Rota y dolida, la concursante deja un demoledor mensaje para su expareja y padre de su hija que genera un terremoto con inmediatas réplicas para Carlos Lozano.

Ya contábamos ayer cómo la salida de Mónica Hoyos de la casa de Gran Hermano VIP había hecho temblar los cimientos del programa de Telecinco, pero el postre aún estaba por llegar y lo hizo en la gala de despedida por el flanco más esperado: su relación con su antiguo marido y padre de su hija, Carlos Lozano.

Si la Hoyos salió escopetada del reality, confesando su agotamiento a punto de llorar y con palabras de inquina recíproca con Miriam Saavedra y en menor medida el Koala, al llegar al plató de Jorge Javier Vázquez dejó otras inquietantes y de algún modo enigmáticas declaraciones que los lozanólogos tendrán que digerir y explicar.

 

La cosa es que se quedó un poco de piedra al conocer que su ex no la había apoyado al 100% mientras ella permanecía en la residencia oficial de GHVip, y abrió esa boquita para decirlo, a veces con palabras bien claras, a veces con otros más enigmáticas, pero en ambos casos generadoras de un terremoto por entregas que sin duda tendrá nuevas réplicas.

“Yo he hecho lo que he podido, seguramente no lo haya hecho bien y no caiga bien a la gente, pero pensaba que lo ibas a entender”, comenzó su reflexión ante un JJ que, con la malicia habitual, le había confesado que le parecía una concursante un poco cursi pero que, a pesar de ello, le había cogido cariño y apostaba por ella como finalista, algo que no ocurrió. Y siguió:

El gran reproche

"Qué feo todo. Me da pena todo, yo recuerdo que en su edición lo defendí con uñas y dientes. Lo defendí porque me dio la gana, no tenía ninguna necesidad y lo hice porque me salió del alma… Me da mucha tristeza que esto no ha sido de recibo… Me da pena, como si fuera un hermano, no se trata de amor, de sexo… se trata de respeto", dijo en referencia a Lozano antes de rematarle del todo:

"Nada, Carlos… Pues que nada, que espero que estés bien, espero que hayas estado en contacto con quién tenías que estar, que estéis bien. Yo he hecho lo que he podido, seguramente no lo haya hecho bien y no caiga bien a la gente, pero pensaba que tú lo ibas a entender… Cuando yo te apoyé a ti lo hice desde el alma, y lo sabes. Lo único que espero es que estés bien porque sé que alguien quiere que estés muy bien". ¿Se refería a la hija de ambos? El misterio, y la tensión, están servidos.

Comenta esta noticia
Update CMP