Kiko Hernández despide por la puerta de atrás a la tertuliana más decepcionante

Anabel se ha rendido ocho días después de empezar el reto de "Sola".

Anabel se ha rendido ocho días después de empezar el reto de "Sola".

En realidad nadie del programa daba un duro por ella pero es que además ha logrado empeorar las peores expectativas que tenían sus compañeros y los adjetivos han sido totalmente demoledores.

La verdad es que muy pocos de sus compañeros daban un duro por ella cuando comenzó su aventura en Sola. Ahora 8 días después Anabel Pantoja ha decidido abandonar su pisito en el reality de Mediaset y Sálvame lo ha emitido en riguroso directo.

Kiko Hernández, como presentador, conectaba con su compañera para pedirle que saliera “por la puerta de atrás”, la puerta “de la vergüenza”, de los “cobardes” y es que algunos habían depositado sus esperanzas en que aguantara más tiempo.

“Nada de cobarde, he estado aquí ocho días”, se quejaba Anabel escuchando comentarios, como el de Mila Ximénez, en voz baja: “Ponerse vosotros aquí a hacerlo si sois valientes”. Sin embargo, su compañera la recordaba que la mayoría de ellos han participado en distintos realities shows.

Y Kiko Hernández acuñaba un nuevo apodo para su compañera: “Fracasel Pantoja abandona la casa con toda la vergüenza del mundo, una oportunidad más que le da esta cadena y ella la tira por el váter”.

“Le va a caer la del pulpo”, advertía el presentador… El silencio más absoluto la recibió en plató, solo le daba la bienvenida David Valldeperas y ella no daba crédito: “Buenas ¿Eh? ¿Qué hago?”, preguntaba, se sentaba y daba las buenas tardes.

A todo esto, Anabel daba la enhorabuena a Kiko Jiménez porque su chica, Sofía Suescun, será la próxima inquilina de Sola y cuando iba a ofrecerle consejo, él la cortaba: “Mejor que no ¿Pretendías darle consejos a Sofía?”. No se puede olvidar que Suescun ya ha ganado un Gran Hermano y un Supervivientes y en la cadena se la conoce como la ganadora de dos realitys.

Pantoja, por su parte, se quejaba del recibimiento y se declaraba orgullosa de lo que ha hecho. Sin embargo, sus compañeros lo definieron como “decepcionante”, algunos lo creen una “estafa” y a Lydia Lozano le ha dado “mucha pena” verla derrumbada.

Sin embargo, ella lo define con otro adjetivo: “Superación”. Quería aguantar 15 días, pero finalmente ha decidido marcharse ya y recordaba: “No me he venido aquí para llevarme una reprimenda, estoy orgullosa de haber estado 8 días".

Comenta esta noticia