16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El extraño cambio de nombre del fugaz ministro Huerta en su lujoso retorno a TVE

El que fuera titular de Cultura quiere hacer tabla rasa y degustar de la generosísima segunda oportunidad que se le brinda, hasta el punto de cambiar su nombre de pila por un curioso motivo.

 

Uno de los acontecimientos del verano será el retorno de Màxim Huerta a los platós de televisión, un año después de convertirse en el ministro más fugaz de la reciente historia democrática de nuestro país. La vuelta prevista para el próximo 8 de julio, no obstante, viene rodeada de polémica por los altos emolumentos que percibirá y la inevitable pinta de compensación que tiene este inesperado rescate. Huerta lo niega en una extensa entrevista en El País y lo circunscribe todo al derecho sagrado de tener una segunda oportunidad y de emprender una nueva etapa vital y profesional.

"Todos merecemos equivocarnos, resurgir, probarnos", se defiende el exministro de Cultura y Deportes, recordando así mismo sus dos décadas de trabajo en la televisión antes de su desembarco en política visto y no visto. Pero lo que ha llamado la atención a este Lector Perplejo es la historia que hay detrás del cambio de su nombre, de Màxim a Máximo.

Huerta no deja de moverse entre el victimismo más crudo, la autocompasión más empalagosa y la exigencia de mimos casi por decreto

Todo parte de sus orígenes en la televisión valenciana: "Me pusieron Màxim porque así valencianizabas, era hacer país, fer país. Yo soy Máximo desde 1971 y no me importó aquel cambio. Pero vengo de una racha en la que he estado como un avión sin pista de aterrizaje y mi familia ha sido mi pista. Así que recuperar la o para el resto ha sido raro, pero para mí ha sido lo normal. Máximo es mi nombre en el DNI, en los billetes de avión, de tren, en la tarjeta de crédito, en los correos electrónicos. Para mí no ha habido cambio. Además, la gente nunca aprendió a pronunciar Màxim".

Una explicación ciertamente curiosa pero que, de algún modo, viene a representar la gota que colma el vaso de la paciencia con el periodista y escritor, que desde su salida apresurada del Consejo de Ministros por sus problemas fiscales, no deja de moverse entre el victimismo más crudo, la autocompasión más empalagosa y la exigencia de mimos casi por decreto.

Que disfrute Máximo Huerta de la generosísima segunda oportunidad que se le va a brindar con el dinero de la "jauría" incluido, como calificó a los que le criticaban. Y a endurecer un poco la piel ante comentarios como este de "bienvenida" de la Plataforma por una TVE libre.

 

Máximo victimismo de @maximhuerta . ¿También los purgados x @PSOE y @ahorapodemos necesitan una segunda oportunidad aunque no hayamos sido ministras/os dimitidos x fraude fiscal?. Qué bochorno!!! https://t.co/bM0hlL3S6S

— Plataforma TVE Libre (@TvPlataforma) 2 de julio de 2019 " target="_blank" rel="noopener">

 

Comenta esta noticia
Update CMP