05 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La maniobra del PP para dejar a Sánchez "a oscuras" trae malas noticias a Ábalos

José Luis Ábalos espera a que escampe pero no lo va a tener fácil.

José Luis Ábalos espera a que escampe pero no lo va a tener fácil.

La estrategia del partido de Casado está clara y no es la primera vez que la pone en práctica contra el PSOE. Lo que el círculo cercano al ministro socialista admite sotto voce no ayuda.

Por más que la gente se lleve las manos a la cabeza, parece que Pedro Sánchez está dispuesto a mantener a José Luis Ábalos contra viento y marea y en la calle Ferraz no dejan de repetir que "tiene todo el apoyo del boss", según recoge Antonio Martín Beaumont en su columna de este lunes en La Razón.

Y es que del "encuentro oficioso" entre el hombre fuerte de Sánchez y Delcy Rodríguez se ha escuchado "literalmente de todo" y el escándalo ha trastocado los planes al propio presidente, tanto que "en el PSOE admiten sotto voce su preocupación ante las dificultades para lograr dar lustre a sus iniciativas".

Sin embargo, el cierre de filas está asegurado y Beaumont deja claro que "no queda otra" recogiendo reafirmaciones que llegan desde el socialismo que no son icompatibles con el hecho de que Ábalos esté "anímicamente tocado", según sus más cercanos.

En resumidas cuentas, "el PSOE da muestras de resistencia alrededor de Ábalos" pero al mismo tiempo también "de ansiedad por dar carpetazo al "Delcygate".

Para el director de ESdiario, sin embargo, "lo propio de la Oposición es airearlo, comentarlo, darle vueltas y poner en valor una situación inesperada pero de alta rentabilidad que permite desgastar a uno de los principales pilares del Gobierno". 

Y en este sentido, el PP sabe de sobra que Ábalos, salvo inesperado giro de los acontecimientos, va a resistir. Cita Beaumont a algún dirigente popular, para señalar que "ha tropezado contra un muro en su camino" pero "se resiste como gato panza arriba. Cada día parece más atrincherado en su cargo, a pesar de los intentos de sacar cabeza y recuperar su agenda habitual. No ha habido manera. Sigue operando bajo limitaciones".

Y para muestra, un botón: "el grueso de los miembros de peso del Gobierno comparecen estos días en comisión en la Cámara Baja para detallar las líneas generales de sus departamentos. Él se ha reservado hueco para la tanda de la semana que viene. A la espera de que escampe".

Con este panorama queda claro que la oposión ha mordido presa y esta semana el ácido cara a cara entre Cayetana Álvarez de Toledo y Ábalos en forma de interpelación se convierte en una moción que conlleva otro debate en el hemiciclo, con una votación posterior donde cada cual se retratará.

Aunque "Génova 13 es consciente de la limitación de sus fuerzas" y "el PSOE y sus socios han evitado una comisión de investigación parlamentaria sobre los acontecimientos" van a tratar por otras vías de poner al ministro en un brete.

Entre otras cosas, concluye, "porque las andanzas nocturnas del hombre fuerte de Pedro Sánchez han impactado en la opinión pública" y abundan los interrogantes.

Así las cosas, la estrategia del PP está clara: copiar la línea de oposición aplicada por José María Aznar en los años 90 con Felipe González. Marcar a cada miembro del Gobierno para, golpe a golpe, ir mostrando su incapacidad.

En otras palabras: "Fundir una a una las bombillas", subrayan populares, "hasta que Sánchez se quede a oscuras".

Comenta esta noticia