19 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

"Plan B" de Sánchez: la hoja de ruta del PSOE para investirle presidente

Sánchez quiere forzar a todo el mundo a que el apoye en la investidura gratis. En Moncloa y Ferraz tienen varios planes al respecto, e incluso volver a las urnas si no queda otra.

 

 

Ganar en centralidad, construir grandes consensos, dialogar dentro del marco constitucional: esos eran los buenos propósitos de Pedro Sánchez para la legislatura. Sin embargo, esas intenciones han volado por los aires al doblegarse a la tentación de repetir la operación “moción de censura”, teniendo que pasar lo antes posible el trago de la abstención de ERC

El escenario de echarse en brazos de los separatistas lo abrió públicamente José Luis Ábalos. De sopetón. Sánchez necesitaba tirar de alternativas a la conocida como “vía navarra”, es decir, el apoyo de los diputados de Podemos y PNV y la abstención de UPN.

En privado, la reacción inmediata de algunos prebostes socialistas, incluso del propio círculo del presidente, fue calificar la idea como una “abalada”, aferrándose a la hoja de ruta inicial de armar una mayoría rematada con regionalistas. Pero la “abalada” fue poco a poco abriéndose camino hasta constituirse en doctrina oficial monclovita.

Otros, los menos, piden tirar por la calle de en medio e ir de nuevo a elecciones, no sólo como método de presión, sino porque los sondeos pintan bien para el PSOE

Una vez cerrado el camino de que PP y Cs facilitasen la investidura (ni siquiera bajo la amenaza de repetición electoral), ahora los 350 diputados del Congreso ya “valen igual” para echar cuentas. Poco importa que, con ese “plan B”, el “jamás de nuevo con los independentistas” de Sánchez se convierta en papel mojado.

El desgaste de Sánchez

Naturalmente, en La Moncloa y en la calle Ferraz preocupa el desgaste en la imagen del presidente en funciones. Y aunque desde la cúpula socialista consideren que la carga de la prueba recaerá sobre el centro-derecha y su “no es no”, y aunque mediáticamente se construya un relato con la supuesta actitud obstruccionista de Pablo Casado y Albert Rivera... la procesión va por dentro.

De hecho, anta tantas incertidumbres, ya hay quienes desde el entorno de Sánchez han apuntado la necesidad de articular algún tipo de respuesta para salvaguardar al líder. Otros, los menos, piden tirar por la calle de en medio e ir de nuevo a elecciones, no sólo como método de presión, sino porque los sondeos pintan bien para el PSOE. Aunque las urnas, claro, las carga el diablo

Comenta esta noticia
Update CMP