17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

5 maneras de no disparar los gastos en verano ( y sin mucho esfuerzo)

Ahorrar no significa solo no gastar sino hacerlo con cabeza

En el imaginario popular verano es sinónimo de gasto extra. De hecho, solemos ahorrar durante todo el año para esas vacaciones y después nos gastamos esos ahorros alegremente hasta el último euro sin pensar muchas veces en que no es necesario.

En EsdEstilo te damos unos cuantos consejos para que el verano no te deje temblando las cuentas. 

1- Divide tu presupuesto entre los días que tienes de vacaciones e intenta separar un 30% de la cantidad de cada día para los caprichos extra. Si no lo haces así, lo más probable es que sucumbas los primeros días a esas sandalias tan ideales que has visto en la zapatería de la esquina o que caigas en la tentación de ponerte hasta arriba de chopitos, y que tengas que pasar los últimos a agua del botijo.

Distribuye para disfrutar desde el principio al final.

 

2- Calcula el valor de cada gasto, que no es lo mismo que calcular su precio. Piensa si realmente le vas a dar un uso rentable a lo que vas a comprar. A menudo compramos cosas baratas que no nos van a durar o que son de última tendencia y que no nos vamos a volver a poner los próximos veranos.

Un pareo es suficiente, no tenemos por qué comprar tres por el mero hecho de que estén tirados de precio en el puesto de la playa, ni debemos gastarnos el dinero en una pamela de paja que luego no vamos a saber dónde guardar si podemos invertir en una gorra fabulosa que nos va a ser muy útil durante todo el año.

 

3- Cuidado con los mercadillos. Son una tentación de la que es difícil sustraerse, pero hay que ir con la mente fría. Es muy normal ir a "echar un vistazo" y volver a casa con una cazuela de barro, tres sujetadores, una colchoneta y un capazo de mimbre. 

 

4- No te abones al chiringuito. Son caros y están muy bien para hacer un paseo al día, no siete. Tira de la clásica neverita con bebidas y fruta para ir a la playa y con lo que te ahorras en cañas y helados tómate una buena paella. Te saldrá más rentable.

 

5- No te olvides de las buenas costumbres: sigue comparando precios, compra  o pide en los restaurantes productos de temporada, busca cajeros que no te cobren comisión al sacar dinero. Cuando viajamos fuera de casa tenemos la tendencia a utilizar el supermercado, el restaurante y el cajero más cercano cuando a lo mejor tenemos a la vuelta de la esquina otros mucho más baratos.

Comenta esta noticia
Update CMP