14 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

7 pueblos de Levante que te sorprenderán por su belleza y conservación

Si estás pensando en hacer turismo por el Levante español, toma nota porque merece la penauna visita

Somos muchos los que este verano vamos a aprovechar para conocer un poco mejor nuestro país, y la zona de las tres provincias de la Comunidad Valenciana, aunque ha sufrido durante décadas los estragos de la construcción descontrolada y el turismo masivo, sobre todo en la costa, todavía mantiene su sabor en algunos pueblos preciosos que han sabido guardar la esencia de sus cascos históricos y que, por lo tanto, se merecen una visita.

 

1.- Morella

En Morella, situada en la provincia de Castellón, te vas a encontrar con un montón de casas solariegas que junto al porticado de su calle principal son uno de sus principales atractivos de este municipio que ha sabido preservar lo mejor de su historia. Puedes aprovechar tu visita para comprar productos de la zona que van desde la ropa de lana hasta los embutidos. No debes dejar de hacer una visita a su castillo, situado en la parte alta del pueblo y a su ayuntamiento, un edificio gótico del S. XV.

 

2.- Vilafamés

Este pueblo de la provincia de Castellón, colgado literalmente de  la Sierra de les Conteses fue durante años refugio de artistas que poco a poco compraron muchas de sus casas reconstruyéndolas de manera armoniosa con el paisaje y con la arquitectura tradicional de la zona. El casco antiguo, rodeado por una muralla del siglo XIV,está declarado Bien de Interés Cultural desde 2005, así que pasear por sus callejuelas empinadas en una delicia. Vilafamés además cuenta con la ventaja de que al estar muy cerca de la costa te permite disfrutar de la montaña y la playa sin tener que hacer grandes desplazamientos. 

 

3.-Guadalest

Situado en Alicante, en la comarca de Marina Baja, este pueblo de raíces musulmanas forma parte de la Asociación Pueblos más Bonitos de España, y no es extrañar ya que, de entrada, para acceder a su casco urbano de marcado acento medieval y calles empedradas tendrás que pasar por un túnel excavado en el espectacular macizo rocoso sobre el que se alza el castillo de San José.

Como curiosidad este pueblecito de apenas 200 habitantes alberga ocho museos a cuál más curioso: el Medieval, con toda clase de instrumentos de tortura; el de Saleros y Pimenteros, el de Belén y casitas de muñecas, el de Microminiaturas, donde podrás ver desde una estatua de la Libertad en el ojo de una aguja hasta una pulga vestida de torero; el museo Microgigante, el de Bicicletas, el Etnológico, y el de Vehículos Históricos. Guadalest está declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1974

 

4.-Peñíscola

Cambiamos de nuevo de provincia y nos vamos ala costa norte de  Castellón, en la comarca del Bajo Maestrazgo, para visitar otro de los municipios que forma parte de la red Los pueblos más bonitos de España. Conocida por ser el lugar elegido en el S.XV  por Pedro Martínez de Luna, el Papa Luna, para exiliarse y montar una sede pontificia paralela a la de Roma durante el Cisma de occidente, Peñíscola, además de sus playas, tiene decenas de lugares que no te puedes perder, desde el castillo templario que sirvió como escenario de Juego de Tronos y que está construido entre los Siglos XIII y XIV sobre los restos de una alcazaba árabe, hasta el Museo del mar, pasando por El Bufador, que es una gran brecha entre las rocas por la que se escucha el rugido del mar en los días de temporal o por su marjal, uno de los últimos humedales del Mediterráneo. 

 

5.- Altea

En la comarca de la Marina Baja alicantina nos encontramos con este lugar de callejuelas con casitas encaladas y plazuelas recoletas que invitan a la tranquilidad. A pesar de que ha crecido mucho en los últimos años, Altea ha sabido trabajar en pro de un turismo sostenible que no le ha hecho perder ni su sabor mediterráneo ni el aire bohemio que se respira en su parte alta conocida también como la Cúpula. Si además de la playa- aquí las puedes encontrar muy tranquilas y nada masificadas –lo tuyo es la montaña, no dejes de darte una vuelta por la Sierra de Bèrnia, la cadena montañosa que separa las comarcas de la Marina Alta y la Marina Baja y desde la que podrás contemplar la bahía en todo su esplendor 

 

6.- Moraira

Nació como un pequeño pueblo de pescadores y continúa teniendo gran parte de su encanto. No tiene grandes monumentos, pero si te gusta darte un baño sin tener que pelearte por colocar la sombrilla, aquí encontrarás un montón de pequeñas calas de aguas transparentes en las que te sentirás como Robinson Crusoe. Si te pasas por aquí no dejes de comer en algunos de sus numerosos reataurante. Los tienes de todo tipo, algunos de ellos recomendados en la Guía Michelín y de un gran prestigio, y otros pequeños y recoletos con mucho encanto. En todos ellos el pescado y los arroces son de diez. 

 

7.- Fanzara

Situado en Castellón, concretamente en la comarca del Alto Mijares, que toma su nombre del río que atraviesa el municipio, Fanzara es todo un fenómeno que ha sabido aunar una arquitectura tradicional con lo más vanguardista del arte urbano. Cada año, durante el mes de julio, decenas de artistas procedentes de todo el mundo acuden a este pequeño municipio de apenas 300 habitantes para llenar de color las fachadas de sus casas convirtiéndolas en lienzos de un museo al aire libre del que se han hecho eco el  New York Times, The Guardian y la BBC. 

Comenta esta noticia