30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El presidente de Asturias mueve ficha pero Illa le da un portazo: "Paciencia"

El presidente asturiano, el socialista Adrián Barbón, presidiendo su gabinete de crisis contra el Covid.

El presidente asturiano, el socialista Adrián Barbón, presidiendo su gabinete de crisis contra el Covid.

Adrián Barbón reclama al Gobierno un confinamiento urgente para su autonomía. Page ya lo valora también. Escrivá lo descarta e Illa ni se da por aludido siquiera.

En el sálvese quien pueda impuesto por el Gobierno en la lucha contra la cada día más inquietante segunda oleada del coronavirus, desde el propio PSOE hay quien dice ya "basta" de mirar hacia otro lado.

Y ya no es solamente Melilla, gobernada por Ciudadanos, la que exige a la Moncloa que salga de su letargo. Este lunes han sido dos barones autonómicos socialistas los que han zarandeado a Pedro Sánchez a ver si se pone al frente del país. Sin mucho éxito por el momento.

El Gobierno del Principado de Asturias del socialista Adrián Barbón ha decretado este lunes el cierre de toda la actividad económica no esencial de la región, entre ella la hostelería. Así lo ha decididio el comité de seguimiento de la Covid-19 reunido con una resolución que se publicará el martes y que entrará en vigor el miércoles.

La primera respuesta del ministro Illa ha sido un llamamiento a la "paciencia" para que no haya una carrera de decisiones unilaterales. La segunda, posponer al martes la reunión entre Sanidad y el gobierno asturiano.

Además, Barbón va a exigir de inmediato al Ministerio de Sanidad que se apruebe un confinamiento domiciliario de 15 días. Antes lo había exigido Melilla durante el fin de semana. Y no son las únicas.

 

También el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado que no descarta que con el actual escenario de avance del coronavirus sea necesario optar por "modelos más duros o confinamientos", al tiempo que ha reclamado afrontar la nueva ola de coronavirus sin la "ingenuidad" con la que se afrontó al principio, dejando atrás igualmente la "frivolidad".

Page ha lanzado un velado mensaje a Sánchez e Illa y ha insistido en su petición de que la estrategia política contra el coronavirus venga regida a nivel nacional, para lo cual ha pedido sumar la fuerza del PP.

En una entrevista en Telecinco, Page ha apuntado que contra la crisis sanitaria hay "diecisiete opiniones distintas", incidiendo en que es el Estado quien "acumula" el total de casos al margen de que las comunidades autónomas sean las responsables directas de la gestión de la sanidad.

Sin embargo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha descartado un confinamiento domiciliario inminente decretado a nivel nacional. Y ha justificado en "el cansancio de la población, que lleva a no seguir las medidas, a subestimar los riesgos e incluso a protestas violentas" los incidentes violentos de este fin de semana. 

También el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha reconocido que no le "consta" que se vaya a producir un cierre domiciliario inminente en España. "No me consta. Esta pandemia hay que monitorizarla continuamente, hay que evaluar muy bien", ha señalado el ministro en una entrevista en Espejo Público.

En este punto, Escrivá ha destacado que "sería por ahora cauteloso". "Me centraría en ir evaluando el efecto de las distintas medidas y su efectividad", ha subrayado para apuntalar el caos absoluto que reina en el PSOE y en el Ejecutivo.

Comenta esta noticia
Update CMP