07 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La confesión de un condenado del procés que revela la derrota independentista

Carlos Mundó, de ERC

Carlos Mundó, de ERC

Fue uno de los líderes más discretos del separatismo y ahora revela la verdadera razón de por qué la causa soberanista está abocada al fracaso rotundo.

Se llama Carlos Mundó, y fue nada menos consejero de Justicia por ERC en el Gobierno de Puigdemont y Junqueras. De hablar pausado, su actitud puede confundir, pero es un independentista convencido que participó activamente en el procés: lo suficiente como para estar un mes en prisión preventiva y ser condenado luego en el Supremo a una pena menor, la de inhabilitación para cargo público.

Sobre su estancia en la cárcel ahora quiere sacar partido, según explica en una entrevista dominical en elnacional.cat, quizá el mayor órgano de difusión del soberanismo ahora mismo. "Me pedían siete años, pero finalmente me ha absuelto de estos delitos que comportan prisión. De acuerdo con eso, no tendría que haber pasado ni un solo minuto privado de libertad y fueron 33 días. Reclamaré por este perjuicio y no lo hago por un interés económico", explica.

 

 

Pero la clave de la conversación está, sin duda, en una confesión sobre el futuro de la independencia de Cataluña, que ve muy negra y se atreve a asumirlo. "Hay otra Catalunya donde todavía no ha ganado, y es básicamente el área metropolitana, donde viven cinco millones de personas de siete millones y medio. El independentismo que ya ha ganado, que en su entorno ve que ya ha ganado y que hace tiempo, no entiende que pasen las cosas que pasan cuando has ganado", asegura en referencia a las zonas rurales, lo que en el argot crítico con el separatismo se denomina "Tractoria".

"Es difícil imaginar"

"Al lado de esta realidad, que es cierta, hay otra que también es muy cierta, y es que en el área metropolitana se ha adelantado mucho, pero que en ciudades muy grandes y muy importantes el independentismo a duras penas pasa del 30%", confiesa Mundó refiriéndose sin decirlo a la zona popularmente conocida por "Tabarnia".

 

Para concluir con desazón: " Es difícil imaginar que se pueda hacer la independencia sin que los resultados del área metropolitana no sean mucho mejores que los que tenemos ahora. Es muy difícil imaginar que podemos ser un estado independiente si allí donde vive más gente, el independentismo no es mayoritario".

Comenta esta noticia