08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Isabel de Dios

    La mano de Dios

    Lo del 4-4-2 o el 5-3-2 está bien, pero hay vida más allá de los 90 minutos y cuando las estrellas deportivas se quitan los calzones y las medias empieza de verdad la diversión para Isabel de Dios. El fútbol es algo demasiado importante como para tomárselo en serio...

Los rumores que están haciendo polvo a Carbonero y destrozan su imagen idílica

Hay algo que atormenta, inquieta y perturba a Sara Carbonero y no es la vidente de Telecinco Esperanza Gracia ni el color de "rouge" que más resalta el verde de sus ojos cuando el sol brilla

Debería estar de enhorabuena. Sus hijos son adorablemente guapos y las fotos que comparte de ambos en Instagram son la envidia de cualquier madre con sentimientos humanos y buen gusto que se precie. La combinación ideal de ternura, cuquismo y toque chic siempre suele aderezar las escenas que, lógicamente, rompen Internet de suspiros. 

Por si fuera poco, Mediaset le acaba de renovar su programa Quiero ser... ese que todo el mundo decía que no pasaría del tercer telediario... y ya va por la segunda temporada. Que mala es la gente.

Su relación con Casillas va viento en popa y a toda vela por aguas del Douro a las orillas de Porto y encima el último y garrafal error de Keylor Navas reactivó hace unos días el debate de la portería del Real Madrid a favor de los de Iker. Qué más se puede pedir...

Y sin embargo hay algo que le atormenta, le inquieta y le perturba, que diría Esperanza Gracia en mitad de la madrugada televisiva a todos aquellos que no pueden dormir. Sí, señores. A pesar de su perfecta vida los hay que se empeñan en sacar macula a la divinidad de Sara Carbonero y desde hace un tiempo en los mentideros deportivos la machacan a rumores de que está aislada entre las Wags del equipo de su “santo” (nunca mejor dicho) esposo.

Se dice, se rumorea, se comenta que a las demás “mujeres de” futbolistas del Oporto no les hace demasiada gracia pasar el tiempo libre con Carbonero y que incluso la evitan. Vamos que la presentadora española no forma parte del círculo en el que se mueven las otras novias y esposas de los jugadores del equipo que hasta tendrían “celos” guión “envidia” de la susodicha.

Esto se nota ahora mucho más porque durante los inicios de su aventura portuguesa la cosa era bien distinta y Sara hizo piña con Lorena y Blanca, parejas de los españoles Cristian Tello y Alberto Bueno, que hoy ya no militan en las filas del club luso, de ahí que Carbonero se haya quedado algo descolocada. Ahora se dice que se ha refugiado en Irene, mujer de Iván Marcano, pero que con el resto de Wags apenas si tiene trato. Será que a Saritísima solo le van las Wags españolas, vaya usted a saber...

Ella por su parte se empeña en negar la mayor y en su último bolo en España hace unos días siguió erre que erre defendiendo las virtudes de vivir al otro lado de la frontera: "Esta experiencia va a enriquecer a los peques. Y nosotros hemos ganado en tranquilidad. Nuestro proyecto en común es más fácil allí, al tener menos distracciones, estamos como muy piña. Es una etapa familiar preciosa”, recalcó. Y ya que estaba, aprovechó para negar los rumores sobre su presunto "aislamiento a la fuerza" en Oporto: "Para nada, estoy muy a gusto, de verdad que estamos fenomenal. Tenemos un grupo de amigos, hacemos muchos planes con los compañeros de equipo de Iker y sus familias”, apuntó.

También le digo, que estos días debe de sentirse afortunada de no jugar en la Liga española con la que tiene montado el Eibar a golpe de vídeo pornográfico polémico. Desde Olvido Hormigos no se veía nada igual que el vídeo de Sergi Enrich y Antonio Luna en un triángulo sexual no apto para recatados. Desde luego a la chica (que ya les ha denunciado) no parece que le vayan a quedar muchas ganas de seguir en el mundo cuoredeportivo. 

Lo venimos diciendo desde años en este humilde blog. La combinación jóvenes, guapos, atléticos y sobradamente forrados es muy peligrosa. Esta semana no han sido los únicos en auparse a los titulares sexuales polémicos. El jugador de rugby Aaron Smith, una de las estrellas de los All Blacks, protagonizó un desagradable incidente en el aeropuerto de la ciudad neozelandesa de Christchurch, donde fue sorprendido mientras practicaba sexo con una joven en un baño de minusválidos. El medio melé, considerado el mejor del mundo en su posición, fue apartado de la concentración de su equipo, por lo que no podrá jugar el domingo ante Sudáfrica en Durban.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP