La Unidad de Atestados de Valencia bloqueada por falta de recursos y agentes

Unidad de Atestados de la Policia Local de Valencia en una actuación

Unidad de Atestados de la Policia Local de Valencia en una actuación

El sindicato SIPOL denuncia que 11 agentes con más de veinte años de servicio en la Unidad se han marchado por "pasar a una segunda actividad y sin que se repongan sus plazas".

La Unidad de Atestados de la Policía Local de Valencia siempre ha sido una unidad con carencias graves, pero en estos momentos, "la situación se está volviendo insostenible", según denuncia el sindicato SIPOL a este diario.

La marcha de un gran número de agentes experimentados, la mayoría con más de 20 años de servicio en la Unidad -unos 11 agentes en los dos últimos años- y el no reponer la totalidad de sus plazas, está motivando que el servicio no se pueda prestar de acorde a las necesidades que surgen.

Según SIPOL,  muchos de los agentes que se han ido lo han hecho porque han pasado a segunda actividad, precisamente, "por no haber sabido ofrecerles unas funciones acordes a su nueva situación administrativa, orientada a continuar realizando labores propias de la Unidad, encaminadas a la formación y transmisión de conocimientos, a pesar de las numerosas propuestas que en esta dirección se han hecho saber tanto al Intendente de la Unidad como al Comisario Principal de La División de Seguridad Vial en su momento, como al Comisario después", comentan desde el sindicato policial.

De los siete agentes con los que contaba la Unidad, quedan cuatro ahora, de los cuales, dos se jubilarán el próximo septiembre, "por lo que sólo se contará con dos para todos los turnos y cadencias, de los cuales uno está en la noche, y el otro en el día, éste último a espera de ser operado y de baja a largo plazo", señalan.

El descuido en mantener al personal experimentado en la Unidad ha traído como consecuencia que "los compañeros a los que se va incorporando no reciban la formación adecuada e imprescindible en una Unidad especializada y técnica como ésta, y que los policías que van quedando, no se encuentran totalmente preparados para asumir esa tarea formativa, ya que la misma es larga y costosa, de varios años, hasta que se consigue una autonomía funcional", denuncia SIPOL.

Además, recientemente, según el mismo sindicato, "el comisario de la División de Seguridad Vial está llegando a acuerdos extraoficiales con algunos agentes para que realicen funciones impropias de la Unidad Operativa de Atestados, siendo éstas más propias de los destinados en el Gabinete Administrativo, cuando, en realidad, cada servicio tiene sus funciones y sus horarios, provocando que se merme todavía más el servicio de la unidad operativa".

Los agentes están asumiendo responsabilidades impropias de su cargo

Esta situación está provocando que los agentes tengan que asumir responsabilidades que no les competen, tales como la instrucción de los atestados "sin que haya una supervisión antes de que se trasladen al juzgado y asumiendo la responsabilidad de decidir sobre la privación y puesta en libertad de las personas, en intervenciones sin instrucciones claras de cómo hacerlo", comenta SIPOL.

Asimismo, las ausencias de los mandos, sobre todo los fines de semana y festivos, días en los que hay mayor carga de trabajo y resolución de conflictos y dudas, está dificultando dar prioridad a los servicios requeridos por las patrullas, "así como confeccionar las novedades diarias o informar a superiores sobre asuntos de elevada repercusión social o mediática", aseguran.

El sindicato pide que toda esta problemática se aborde en una Mesa Técnica de Policía Local para que se determine una escala de mando adecuada que dé respuesta de forma ordinaria a las necesidades operativas de la Unidad de Atestados. Al tiempo que exige que se plantee la posibilidad de considerar que la Unidad de Atestados "pase a depender de la Jefatura del Cuerpo, como ya sucedió muy acertadamente en un pasado".

Comenta esta noticia
Update CMP