11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez llegó de Lisboa a tiempo para ir al funeral y acompañar a las víctimas

Sánchez y Costa este lunes en la residencia del primer ministro portugués.

Sánchez y Costa este lunes en la residencia del primer ministro portugués.

El presidente ni siquiera se molestó en fabricarse una buena coartada para no estar en La Almudena el lunes. Se despidió del primer ministro portugués a las 18.30 y volvió directo a Madrid.

La vicepresidenta Carmen Calvo ahogó este martes la polémica en torno a la ausencia de Pedro Sánchez en el funeral por las víctimas de la pandemia. Recordó la número dos del Ejecutivo que la ceremonia de Estado no era ésa sino la del día 16 de julio en la plaza de la Armería del Palacio Real. Para "todas las religiones", añadió. 

Lo cierto es que las críticas a Sánchez han caído en saco roto. La Moncloa daba por descontado que se producirían, y por ello el Gabinete de la Presidencia ni siquiera se molestó en fabricar una buena coartada. Simplemente, no estuvo en el funeral porque no quiso. 

De hecho al presidente le habría dado tiempo a ir a la Catedral de la Almudena si hubiera tenido interés. A última hora de la tarde ya estaba de vuelta en Madrid de su viaje relámpago a Lisboa. Salió del Palacete de São Bento, la residencia oficial del primer ministro, en torno a las 18.30 hora española (una menos en Portugal), según ha podido saber ESdiario.

Fue directo a la base aérea de Figo Maduro (utilizada habitualmente para las visitas de mandatarios extranjeros) en un Mercedes clase S matrícula de Portugal, cortesía del Gobierno portugués. La distancia es de poco más de 11 kilómetros. En el aeropuerto militar le esperaba el Falcon presidencial. En las imágenes grabadas por La Moncloa se ve a su homólogo luso, António Costa, despidiéndose de Sánchez en las escalinatas de São Bento cuando aún caía el sol a plomo en Lisboa. 

 

Momento en el que Sánchez y Costa se despiden. Era media tarde.

 

A esa hora, tras la marcha del español, el equipo de prensa de Costa incluso colgó varias fotografías de ambos en Twitter: 

 

Antes habían mantenido un encuentro de trabajo en torno al crucial Consejo Europeo de los días 17 y 18 de julio y protagonizado una rueda de prensa conjunta que comenzó a las 15.30 horas (también hora española) y duró poco más de media hora. 

Después, en el mismo Palacete de São Bento, el primer ministro portugués agasajó a la delegación española con un almuerzo -algo tardío- preparado por el chef lisboeta André Magalhães con productos de la gastronomía portuguesa. Y regado con vinos de la región de Alentejo, para más señas.

Algo de sobremesa y hasta ahí. Sánchez volvió a Madrid a tiempo para haber estado en primera fila de La Almudena, junto a los Reyes y sus hijas, pero no quiso. "Me duele tener un presidente que en un momento como este no tiene sensibilidad personal para hacer una cariñada a todas las víctimas, un gesto de respaldo aunque sea en un funeral católico", señaló el portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto.

Comenta esta noticia