16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Carmen Calvo "arregla" España desde la feria de Málaga y vestida de flamenca

Carmen Calvo disfrutando de la Feria de Málaga.

Carmen Calvo disfrutando de la Feria de Málaga.

Nadie ha visto a Sánchez y nadie sabe cuándo volverá a La Moncloa. Mientras, para no dar sensación de sede vacante en el Gobierno, los ministros se turnan para suplir al presidente.

El Gobierno no solo está en funciones, sino también en servicios mínimos en este mes de agosto, a pesar de que Pedro Sánchez tiene una investidura que sacar adelante. Si es que quiere.

Nadie sabe a ciencia cuándo volverá el presidente de Doñana a La Moncloa, por más que la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, señalara hace unos días que el socialista es "humano" y que por tanto tiene derecho a descansar unos días. Y, además, que no está "desconectado" porque contesta los mensajes muy rápida.

 

Ya se cuida su equipo de que no haya una sola fotografía de Sánchez en actitud relajada en este mes de agosto mientras España sigue a la deriva política, sin saber si en otoño habrá unas nuevas elecciones o no. 

En ausencia del presidente en funciones, los ministros de su Ejecutivo se turnan estos días para evitar la sensación de sede vacante en España. Este sábado le tocó el turno a la vicepresidenta, Carmen Calvo, que se presentó en la Feria de Málaga vestida de flamenca para arreglar el país.

La número dos del Ejecutivo cargó contra el PP por "enmascarar sus derrotas" con el Gobierno de la Comunidad de Madrid y anunció que el PSOE y el PNV, que se han reunido "en muchas ocasiones" para acordar la investidura de Sánchez, volverán a hacerlo "pronto".

No concretó más, pero al menos es un primer paso en medio del apagón informativo que rodea todo lo referente a las conversaciones para el desbloqueo de la situación política.

Calvo afirmó que mientras el Rey no designe nuevo candidato porque, tras la investidura fallida de julio, "no lo hay", su partido va a "asumir más responsabilidad que nadie porque así lo han dicho las urnas" y trabajará por investir al secretario general del PSOE y presidente en funciones. "Va a haber reuniones con tantos cuantos grupos parlamentarios podamos", defendió.

El discurso de los socialistas no ha variado un ápice: la vicepresidenta ahondó en que "resulta bastante difícil" de entender que todos los demás partidos "digan que no tienen nada que hacer" en la investidura de un nuevo candidato, y emplazó a los que se sientan aludidos a dirigirse a sus votante y decirles "que ellos no van a hacer nada, que su trabajo en la política consiste en no hacer nada".

Comenta esta noticia
Update CMP