23 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Policía hunde a Trapero y los Mossos: descubre los papeles que iban a quemar

La Policía interceptando la furgoneta de los Mossos que llevaba documentos para quemar.

La Policía interceptando la furgoneta de los Mossos que llevaba documentos para quemar.

La juez Lamela sabe qué había en la furgoneta de la policía autonómica catalana que portaba documentos para incinerar. Se dijo que no eran importantes, pero hay datos hasta de Jordi Pujol.

Lo cuenta Fernando Lázaro en El Mundo, la documentación interceptada por la Policía a los Mossos d'Esquadra cuando iba a ser destruida -todavía con el Mayor Josep Lluís Trapero al frente del cuerpo autonómico- está aportando datos muy significativos sobre la actuación de los policías autonómicos en investigaciones que estaban judicializadas. Así, según consta en los documentos recuperados, los responsables de los Mossos habían encargado a sus agentes destruir informes en los que se incluían datos sobre la corrupción vinculada al que fuera presidente de la Generalitat Jordi Pujol.

Lo constata la Policía en el informe que ha elaborado por orden de la juez Carmen Lamela sobre el contenido del material interceptado en las dos furgonetas de los Mossos. La incineración se iba a producir el 26 de octubre, justo la víspera de que el Gobierno aplicara el artículo 155 de la Constitución y tomara las riendas de la Generalitat, incluida la gestión de los Mossos.

Según explica esta información, la Comisaría General de Información incluye en sus conclusiones un informe "sobre la evasión de dinero de Pujol". En concreto, hay referencias a informaciones bancarias en Andorra.

Además,  los Mossos también trataban de destruir documentos de sus espionajes a políticos críticos con el independentismo. Las investigaciones de la policía catalana incluían también a sus propios agentes. En concreto, existe otro informe que se refiere al secretario general del Sindicato de Policías de Cataluña, David José Mañas. Los datos que los Mossos recogieron de su compañero incluían los relativos a su mujer y a su hijo.

A este espionaje a los propios Mossos se suman los seguimientos al abogado José María Fuster Fabra, quien ya ha presentado una querella contra "los funcionarios del Cuerpo de Mossos d'Esquadra que realizaron los seguimientos y elaboraron los informes referidos en el contenido de la presente querella y todas aquellas personas, funcionarios o no, que dieron las órdenes para efectuar tales hechos".

Fuster Fabra recordó que es abogado de este sindicato de Mossos y que entre sus defendidos está un importante número de agentes de este Cuerpo. Así, lo que se concluye, según denuncia, es que unos mossos investigaron a otros mossos.

La información concluye asegurando que los agentes de la Policía encargados de analizar la documentación interceptada a los Mossos aún no han concluido su estudio. De hecho, sus primeras conclusiones se refieren únicamente a la documentación en papel, la que estaba guardada en cajas numeradas. Aún tienen un complejo trabajo por delante, ya que tienen que revisar "los dispositivos informáticos" que también iban a ser destruidos.

Comenta esta noticia
Update CMP