14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Arrimadas acorrala a Montero con los puticlubs del PSOE-A y esta enmudece

La foto oficial del debate con sus cinco protagonistas.

La foto oficial del debate con sus cinco protagonistas.

La última bala mediática de los partidos a 48 horas de la cita con las urnas se convierte en un vibrante intercambio de golpes y reproches sin apenas novedades.

Ha sido la última bala, la última oportunidad de ver a los cinco partidos nacionales confrontar en una anómala -por reducida y de bajo perfil- campaña electoral. María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (Cs), Irene Montero (Podemos) y Rocío Monasterio (Vox), compartiendo el plató de La Sexta.

Mucho más ágil y vibrante -con continuas interrupciones- que el que protagonizaron los líderes el lunes en la Academia de Televisión, desde el primer minuto se ha comprobado lo que está en juego a 24 horas del cierre de la campaña. Y tal vez la conclusión más reseñable, los apuros en los que Inés Arrimadas ha puesto a la ministra de Hacienda en funciones.

Economía, igualdad, política territorial y Cataluña han centrado el debate con pocas novedades y argumentos ya conocidos. "En Cataluña hay que intervenir urgentemente. Si no cortamos esto de raiz vamos a ver lo mismo dentro de unos años en Navarra, en el País Vasco y en Baleares", ha advertido Arrimadas.

"Para nosotros el problema catalán es un problema de convivencia dentro de Cataluña", ha dicho la candidata socialista. Monasterio, por su parte, ha sacado pecho de la iniciativa presentada este jueves por Vox en la Asamblea de Madrid para la ilegalización de los partidos separatistas.

Ana Pastor ha recordado que Sánchez llegó a La Moncloa "apoyado por los independentistas" y le ha endosado la cumbre de Pedralbes y las cesiones a Torra. Irene Montero, en la estrategia habitual de Podemos de complicidad con el independentismo, ha insistido en que en España hay "diversidad de identidades".

 

La socialista Montero conversa amistosamente con Irene Montero, antes del inicio del debate

 

En materia económica, Arrimadas, Irene Montero, Pastor y Monasterio acorralaron a la ministra de Hacienda en funciones con los datos del paro y el mazazo de Bruselas a las previsiones de Pedro Sánchez.

"Es llegar un gobierno del PSOE y generar paro", ha enfatizado Ana Pastor. "Los datos que estamos conociendo de su gestión en Andalucía son para avergonzar a cualquiera", le ha plantado la candidata popular a la exconsejera de Economía de Susana Díaz. "El PSOE es una maquinaria de producir desempleo", ha apostillado Arrimadas.

Rocío Monasterio, por su parte, ha abogado por detraer parte de los presupuestos del aparato político de la autonomías para dedicarlo a garantizar los servicios públicos como la Sanidad, la Educación o las Pensiones.

La espantada de la ministra Montero

El debate ha arrancado con un golpe de Inés Arrimadas a la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, por su espantada a la comisión de investigación del Parlamento andaluz sobre el caso puticlubs del PSOE-A.

Montero, que ha encajado mal el golpe, llegó a cuestionar a Arrimadas por presumir de andaluza. "Soy tan andaluza como usted", le ha espetado la candidata naranja. Tres veces le ha interpelado por el caso Faffe y las tres veces ha huido Montero pese a su "luego le voy a contestar a eso".

Otro de los momentos calientes del debate lo protagonizó Monasterio (Vox) cuando afeó a la socialista que hagan bandera del cambio climático cuando Sánchez usa el Falcon para asistir a in mitun del PSOE en Valladolid.

Tampoco ha faltado el enganchón entre Ana Pastor y Monasterio a cuanta de la igualdad y la violencia de género.

Ya en el turno del minuto de oro se han escuchado los últimos mensajes. "Tenemos la oportunidad de cuidar la voz de la España viva en el Congreso. Somos una alternativa fiable, basada en la unidad frente al separatisma. Una alternativa que hace frente al despilfarro. De la sensatez, del sentido común. Una alternativa patriótica que traiga la concordia ahí donde hay discordia. Muchas gracias y viva España", ha dicho Monasterio.

"Estas son nuestras elecciones. Queremos avanzar en igualdad, libertad. A vosotras, que llegáis a donde llegan los hombres pero más cansadas. Queremos que volváis a casa tranquilas sin mirar atrás. Queremos, a vosotras, nuestras madres y abuelas por habernos enseñado lo imporante. Son tus intereses los que están en juego, defiéndelos", ha sido el argumento de la candidata socialista.

Ana Pastor ha señalado: "España está en vuestras manos, y nos jugamos mucho. Nos jugamos el futuro de nuestro país. es una ocasión magnífica para que haya un Gobierno que priorice lo que quieren los españoles".

"Si puedo estar aquí pidiendo el voto es porque hay muchas personas que han enseñado que los derechos se luchan juntas. Estoy aquí porque tengo 3 hijos. Pedirles el voto es una forma de decirles que mi generación ha escuchado, que cogemos el testigo", ha sido el mensaje de Irene Montero.

Y, por último, Inés Arrimadas: "Cuando vamos a votar ganamos. No he tirado la toalla y no la pienso tirar ahora. Y te pido que tú no lo hagas ahora. Es el momento de votar valiente. Votar liberal. Votar centro. Votar Ciudadanos para poner España en marcha.

La suerte está ya echada. Tan solo restan los mítines del cierre de la campaña este viernes. En 48 horas, serán los españoles los que resuelvan unos comicios que parecen mucho más abiertos de lo que lo estaban hace apenas una semana.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP