Los "influencers valencianos" en el equipo de dirección de Pablo Casado

Comité ejecutivo nacional PP

Comité ejecutivo nacional PP

La remodelación llevada a cabo por Casado en la dirección del PP tiene un efecto en la organización valenciana que en las próximas semanas deberá abordar los congresos provinciales y locales

El líder del PP ha decidido rediseñar la cúpula de su partido con la vista puesta en un otoño político que se presume muy complejo. La apuesta de Pablo Casado por situar en la dirección a hombres y mujeres de su absoluta confianza ofrece pistas de lo que puede pasar en la organización valenciana a medio plazo.

La presidenta del PPCV, como Feijoó, Moreno Bonilla o Alfonso Alonso fue una de las ausentes en la reunión de la Junta Directiva Nacional del pasado martes en Madrid en la que Casado comunicó la reestructuración en el partido y en el grupo parlamentario del Congreso y Senado. Isabel Bonig prefirió permanecer en su despacho en Les Corts Valencianes para seguir la comisión en la que se dio explicaciones respecto al polémico expediente del Instituto valenciano de Finanzas (IVF) sobre la quita de la deuda al Grupo Zeta, del que es accionista el presidente de la Generalitat, Ximo Puig. 

Los nombramientos realizados por Casado vienen a confirmar a los dirigentes valencianos que más peso tienen en Madrid y que no son precisamente los colaboradores más próximos a la lideresa del PPCV. El foco se ha proyectado sobre todo en Belén Hoyo, nueva presidenta del Comité Electoral, si bien deja la portavocía adjunta en el Congreso. Hoyo es la única valenciana con plaza en el comité de dirección y, por lo tanto, forma parte del sanedrín de los maitines con Casado y Teo García Egea.

Martínez Pujalte y la operación Alicante

Más desapercibido ha pasado la elección de Isabel Borrego, que se convierte en la secretaria general adjunta del grupo en el Congreso y secretaria general del Comité de Derechos y Garantías. Único dirigente que compatibiliza dos cargos.

Borrego es la esposa del ex diputado por Valencia Vicente Martínez Pujalte, quien, aunque formalmente está apartado de la vida política, sigue moviendo muchos hilos de forma discreta. Amigo personal de García Egea, Martínez Pujalte ha participado en la operación para colocar a Carlos Mazón como presidente de la Diputación de Alicante y próximo presidente del partido en dicha provincia tras la dimisión el mes pasado de José Ciscar.

En el nuevo organigrama, Vicente Betoret es el dirigente con más galones del PP en la provincia de Valencia, dirigida por una gestora desde el anterior curso político. El diputado nacional  ha sido confirmado como responsable del área electoral que depende directamente la nueva secretaria de organización, Ana Beltrán. Betoret, por lo tanto, tendrá mucho que decir en la organización de las campañas electorales. En las últimas semanas, ya jugó el papel de negociador para alcanzar pactos de gobierno.

El también diputado nacional y ex presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez pasa a ocuparse de marketing electoral teniendo como jefe directo al nuevo portavoz del partido el periodista Pablo Montesinos.

La castellonense Salomé Pradas, que apostó en su día por la candidatura de Casado, es la nueva secretaria general del grupo Senado. Y la alicantina Macarena Montesinos ha sido ascendida a  coordinadora Comisiones en Congreso, un puesto relevante. Montesinos, de la etapa de Pujalte en el gobierno de Eduardo Zaplana, salía el martes de la sede del PP en Madrid satisfecha con Carlos Mazón, y los alcalde de Benidorm y Orihuela, Toni Pérez y Emilio Bascuñana.

En el comité electoral nacional que preside Belén Hoyo cuenta con plaza el alcalde de Alicante Luis Barcala. La portavoz en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá ocupa una de las vocalías en el comité de Derechos y Garantías que preside Andrea Levy. Esteban González Pons desempeñará la secretaría general del Grupo Parlamentario Popular en Bruselas.

Los cambios introducidos por Casado tendrán su continuidad tras el verano en el PP valenciano con la celebración de los congresos provinciales y locales. Dirigentes populares recordaban que esta misma semana al presidente del partido en Canarias, Asier Antona, no le quedó más remedio que presentar su dimisión tras los malos resultados electorales y las discrepancias con el equipo de Casado. Antona apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso en el que Pablo Casado resultó ganador.

Algunos en el PP valenciano quieren ver cierto paralelismo entre lo ocurrido en Canarias y, por ello, mantienen que la dirección regional valenciana haría bien de atender al proverbio de la barbas y el vecino.

Comenta esta noticia
Update CMP