11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El sector del transporte amenaza con parar si no les respalda el Gobierno

Recuerdan que durante la crisis sanitaria han trabajado sin descanso para abastecer a la sociedad como un servicio esencial, pero no cuentan con el apoyo del Estado en sus reivindicaciones

La “falta de sensibilidad” por parte de la Administración ha provocado la movilización de los transportistas que reclaman soluciones negociadas previamente y amenazan con un paro patronal para finales de julio si el Gobierno no les apoya en la “difícil situación” que están viviendo.

La situación actual de las empresas de Transporte por Carretera tras el Covid19 es grave porque esta pandemia les ha provocado grandes pérdidas y daños. De hecho, según los datos recogidos por la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), un 40% de las empresas se vieron afectadas por un ERTE a lo largo de la crisis sanitaria. ASTIC sitúa también entre un 25 y un 50% el porcentaje de viajes perdidos para un 40% de las empresas.

En este sentido, para un 80% de las empresas es fundamental que las administraciones respondan con una reducción de las cotizaciones sociales, seguido de un adelanto de las devoluciones por gasóleo profesional. Los transportistas han demandado medidas favorables puesto que durante meses “tuvieron que lidiar con una gran carga de trabajo sin descanso y sin ningún apoyo”.

Así han recordado que “en plena crisis sanitaria, el sector transportes ha vuelto a desempeñar un papel esencial permitiendo el abastecimiento y suministro de productos con total normalidad, aunque sin contar con el apoyo y la respuesta de las administraciones públicas” teniendo en cuenta que durante la pandemia se eliminaron las restricciones por tiempo de conducción por toda Europa, lo que supuso un “sacrificio enorme” por parte del sector que tuvo que hacer frente a jornadas eternas.

Apoyo unánime de la sociedad

Según reflejan los datos de una encuesta realizada por GAD3, consultora de investigación social, para la Fundación Corell sobre “El papel del sector del transporte de mercancías por carretera durante la crisis sanitaria”, tras los meses de confinamiento tres de cada cuatro españoles han mejorado la imagen y la percepción que tenían del sector del transporte, casi al mismo nivel que el que han tenido los profesionales sanitarios.

Su labor, según la mayoría de los españoles, ha sido fundamental para asegurar la entrega y suministro de medicamentos, alimentos y productos de comercio electrónico, destacando además la fiabilidad y la puntualidad en las entregas. Esta valoración positiva del sector transportes es uniforme, sin distinción por edad o zona geográfica.

A pesar del esfuerzo y del apoyo social a los profesionales del transporte, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana sigue “sin reconocer el carácter estratégico del transporte por carretera”. Entre los problemas a los que está haciendo frente el sector, sin respuesta por la Administración, están el incumplimiento de los plazos legales de pago, la reforma del contrato de carga y vigilancia de su cumplimiento por parte de la misma Administración, la falta de apoyo de la digitalización del sector o la distorsión a la libre competencia por proporcionar ayudas directas a empresas tanto en transporte de viajeros como de mercancías.

Si bien el sector transportes siempre ha gozado de buena valoración, tras la crisis sanitaria su dedicación ha facilitado la visibilidad del sector como servicio esencial entre la ciudadanía. La encuesta revela que, tras la crisis, más del 55% de los españoles coincide en el diagnóstico: el sector transporte no recibió y sigue sin recibir la ayuda necesaria por parte del Gobierno. Además, el 86% de los españoles considera que el sector transporte debería contar con el apoyo y la protección del gobierno y de las autoridades, por tratarse de un servicio esencial para la sociedad.

 

Comenta esta noticia