14 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Chaves reaparece para hacerse la víctima pese al monumental atraco de los EREs

El que fuera presidente de la Junta de Andalucía y condenado por el caso EREs ha insistido en que no se enriqueció ilícitamente e insiste en que la Intervención no le avisó de la ilegalidad.

El expresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, que ha sido condenado a nueve años de inhabilitación especial por un delito de prevaricación continuada por el caso de los EREs, ha concedido una entrevista en la cadena Ser en la que repite de nuevo el argumento esgrimido hasta la saciedad desde el PSOE de que ninguno de los condenados se ha enriquecido a cuenta del erario público y se ha mostrado con víctima del sistema ya que considera el juicio se ha visto "condicionado" por un "clima de presunción de culpabilidad" generado desde la instrucción de la causa.

La frase, repetida como un mantra desde todos los estamentos del PSOE, intenta quitar importancia al caso de corrupción más grande de España, a través del cual se repartieron 680 millones de euros de manera fraudulenta. De hecho, Chaves ha insistido en el hecho de que "en ninguna línea de la sentencia se dice que algún miembro del PSOE se haya enriquecido ni que el PSOE se haya financiado ilegalmente o que se ha financiado una campaña electoral".

Además, insiste en que tiene la "convicción de la legalidad de todas las decisiones que se han tomado en el Consejo de Gobierno". Sí que reconoce que "seguramente" se equivocó "al elegir personas y al vigilar": "Ya asumí mi responsabilidad", dice Chaves, que dimitió de su cargo y dejó el partido.

 Aún así, ha apelado al hecho de que "la sentencia no es firme", la "respeta" pero no "la comparte" y espera que el Tribunal Supremo "haga justicia". Además, el expresidente andaluz ha afirmado que "el Consejo de Gobierno nunca tuvo una advertencia de la intervención general de la Junta de que el procedimiento de ayudas fuera ilegal".

Sin embargo, buena parte de la sentencia está fundamentada en los informes de la Intervención General ya que desde allí se ordenó que se realizara el informe adicional en el que se advertía de las irregularidades detectadas en la presupuestación y ejecución del programa para las ayudas sociolaborales.

Las pruebas desmienten al PSOE

De hecho, a la hora de exculpar al interventor, Manuel Gómez, la sentencia indica que "la concurrencia de dolo en el encausado, tanto en el delito de prevaricación como en el de malversación (…) es incompatible con la denuncia reiterada que realizó en los sucesivos informes de las irregularidades detectadas".

Pese al discurso de Chaves, la sentencia da por demostrada la existencia de una trama que uso 680 millones públicos con clientelismo electoral

Los intentos de Chaves por despejar balones contrastan con la contundencia de las pruebas recogidas durante la instrucción y las inapelables conclusiones del Tribunal, que da por demostrada la existencia de una auténtica trama de utilización de dinero público, en una cantidad sin precedentes de hasta 680 millones de euros, para falsear ayudas al desempleo y extender un régimen clientelar en Andalucía durante dos décadas.

A este respecto, más de dos semanas después de la difusión del fallo judicial, se mantiene el silencio de Pedro Sánchez, que llegó por primera vez a la secretaría general de su partido gracias, precisamente, al PSOE andaluz, que le cedió buena parte de los apoyos de Susana Díaz para que lograr vencer a Eduardo Madina: sin ese respaldo, hubiera perdido, pues cerca del 70% de la diferencia que obtuvo procedió de allí.

Comenta esta noticia