18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado busca la foto de la "pipa de la paz" con Rajoy y Aznar juntos

Casado busca la imagen más esperada en el PP desde que fue elegido: juntar en torno a él a Rajoy y Aznar. Y puede lograrlo en enero si no se tuerce nada.

Es la foto de la reconciliación y la unidad en el PP, y Pablo Casado la lleva buscando desde que en julio lograr la presidencia del PP. El líder popular quiere que tanto Rajoy como Aznar acudan a la Convención Nacional del PP que la formación celebrará en enero en Madrid, y hace gestiones en ese sentido casi desde el primer instante. Y no se descarta que pueda lograrlo: Aznar ya ha dicho que no se niega, lo que no equivale a que cambie de opinión y, en el caso de Rajoy, su disposición a cerrar heridas por el bien del partido se considera incuestionable.

Precisamente, Casado ha estado "coordinando" este lunes temas y asuntos relativos a ese cónclave con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de la fundación Concordia y Libertad, Adolfo Súarez Illana. La foto entre ellos la han podido captar los fotógrafos al término de la conferencia que el candidato del PP-A, Juanma Moreno, ha pronunciado este lunes en el Club Siglo XXI.

Almuerzo privado con Rajoy

En esa línea de distensión,  Casado ha almorzado este miércoles con el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, un encuentro que la dirección nacional del PP enmarca en "la normalidad de su relación", según han señalado fuentes de la formación.

 

Esta comida entre Casado y Rajoy se produce apenas cinco días después de la renuncia a su escaño de la exsecretaria general de la formación María Dolores de Cospedal, tras la polémica generada por la difusión de las grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo.

La marcha de Cospedal se precipitó después de publicarse una grabación en la que su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, afirmaba ante Villarejo que "el jefe" estaba al tanto de los trabajos que se le iban a encargar. Fuentes próximas al exjefe del Ejecutivo admitieron a Europa Press hace una semana que Rajoy estaba sorprendido y molesto por esas informaciones.

 

 

El propio Casado dijo públicamente entonces -desde Helsinki (Finlandia) que tenía "plena confianza" en Rajoy y que está seguro de que no toleraría una práctica que se aparte de "la ejemplaridad". Además, en los últimos días ha marcado distancias con ese pasado del partido recalcado que su compromiso con la "ejemplaridad, la transparencia y la rendición de cuentas es absoluto". 

Charlas habituales

El propio Pablo Casado desveló públicamente la semana pasada que conversa con "mucha regularidad" con el expresidente del Gobierno sobre temas de Estado y asuntos europeos. Pocos días después de ser elegido presidente del PP en el congreso extraordinario celebrado el 21 de julio, Casado recibió a sus tres antecesores en su despacho de 'Génova': Rajoy, José María Aznar y Antonio Hernández-Mancha.

Comenta esta noticia
Update CMP