18 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Torra delira en EEUU pidiendo mediación mundial y el cónsul le para los pies

Torra, durante su alocución en el Instituto Luther KIng

Torra, durante su alocución en el Instituto Luther KIng

El presidente de la Generalitat trata de manchar la imagen de nuestro país, tachándolo de “autoritario y franquista”, y un diplomático español le propina un tremendo rapapolvo en público.

No le ha salido bien la jugada a Quim Torra en su viaje de propaganda independentista por Estados Unidos. Solos los medios de comunicación públicos de la Generalitat están cubriendo el desplazamiento, ninguna institución oficial del país le está prestando atención y para colmo ha hecho el ridículo en el prestigioso Instituto Luther King, dobnde un diplomático español le ha enmendado la plana recordándole sus obligaciones democráticas durante una conferencia donde esperaba solo su exclusivo lucimiento separatista, trufado con el victimismo habitual.

En el centro dependiente de la Universidad de Stanford, en San Francisco, Torra, ha hecho un llamamiento a la mediación internacional que "obligará al Estado español a sentarse en la mesa y negociar" sobre la autodeterminación de Cataluña y que, según él, va a ser crucial en los próximos meses.

 

"Hago un llamamiento a la comunidad internacional para que actúe y se comprometa en una mediación internacional que permita al pueblo catalán reconocer efectivamente el ejercicio de nuestro derecho a la autodeterminación", ha afirmado Torra en tono dramático, advirtiendo de que la gravedad de la situación en Cataluña "hace que sea la hora de que la sociedad catalana emprenda una acción energética y positiva", tras lo que ha destacado que el pueblo deberá decidir entre dignidad o indignidad y reaccionar en consecuencia.

Además, Torra ha sostenido que España no hizo una transición completa a la democracia, que aún conserva un rastro de país "autoritario y franquista", y ha afirmado que si realmente es un Estado democrático "debería escuchar a todas las voces democráticas del mundo que reclaman una solución política para un problema político", entre las que ha mencionado a Amnistía Internacional, la Organización Mundial contra la Tortura, Human Rights Watch, la ONU y premios Nobel de la Paz.

"Si España es democrática, debe permitir que el pueblo de Cataluña decida libremente su futuro sin personas en prisión, ni en el exilio. Sin amenazas", ha añadido el presidente del Ejecutivo catalán, que ha asegurado que la libertad y la justicia no son gratuitas, y que son conscientes de ello y no tienen miedo.

En este sentido, el presidente ha sostenido que a Estados Unidos "le interesa defender a quienes defienden las ideas políticas por medios democráticos, proteger las naciones pequeñas y defender el principio a la libre determinación", ya que ha afirmado que este es el núcleo de su propia existencia.

La Constitución, lo primero

Lo que no esperaba Torra es que ente el exiguo auditorio se hallara el cónsul de Espña del Ministerio de Exteriores en San Francisco, Diego Muñiz Lovelace, que en el turno de preguntas le ha dado un verdadero repaso, dando lugar a un acalorado debate

Muñiz Lovelace ha contestado a Torra que el Gobierno "ha manifestado en varias ocasiones su voluntad de dialogar, pero siempre dentro de los límites de la Constitución". El también legado diplomático ha emplazado al representante del Govern a "respetar las leyes" y le ha recordado que el ordenamiento jurídico nacional "no contempla la posibilidad de un referéndum de independencia".

Asimismo, Muñiz ha hecho hincapié en que la legislación nacional encumbra la "unidad de España" como principio innegociable.

Torra no se ha salido de su carril y ha insistido una y otra vez en su mensaje. Aunque esta vez no fue la voz única.

 

Comenta esta noticia
Update CMP