Que vienen las CUP

La irrelevancia de la Comunidad Valenciana en el panorama político nacional se va a ver agravada con ocasión del 9 d'octubre.

Los antisistema y los pancatalanistas quieren celebrarlo en Valencia como una ciudad catalana más a la vez que en Cataluña se declara la independencia.

No pintamos nada. Las dos bazas más importantes de las que disponía la Comunidad para dejar sentir “el problema valenciano” en toda España han sido arrastradas en esta partida de “pocha”, que diría Gerard Piqué. La visita de Ximo Puig a La Moncloa o la reivindicación del Corredor Mediterráneo en IFEMA han pasado casi completamente inadvertidos a nivel nacional porque en ambas ocasiones las autoridades catalanas han hecho algo que ha eclipsado el interés mediático sobre nuestros intereses. Mala suerte.

Además, la tercera oportunidad de dejarnos ver, la manifestación por la mejora de la financiación, ha tenido que ser aplazada a después de sofocada la rebelión de Puigdemont y sus aliados. No pintamos nada. Por mucho que se esfuerce el presidente Ximo Puig en lo contrario, que lo hace. Y además, como consecuencia de lo de Cataluña, el Estado de las Autonomías corre el serio riesgo del efecto boomerang, con una posible “recentralización” -que diría Puig- en el horizonte.

Aún queda una cuarta mano que jugar, la del 9 d'octubre, que ahora ya sabemos que ya no volverá a ser sólo “el día de los valencianos”, porque a partir de este año será también, sobre todo, el día en que las autoridades catalanas proclamaron la independencia. Nuestra fiesta quedará irremediablemente subsumida. Procedería una protesta pública de las autoridades valencianas que nadie sin embargo espera más allá del murmullo o los off the record.

Y puede que no sea casualidad la elección del 9 d'octubre para la culminación del golpe de Estado catalán. Muchos de sus promotores y colaboradores -si no todos- son partidarios de los Països Catalans, que como todo el mundo sabe, incluirían a la Comunidad Valenciana.

Y a la agitación que se espera ese día en Cataluña se puede sumar la que se viva en Valencia, en donde hay convocada una manifestación con el lema “sí al valencià” a la que tienen previsto acudir y dejarse sentir los antisistema de la CUP (quienes realmente llevan las riendas del “procés”), con Arran, Endavant y grupos afines, y con el inequívoco lema de “la independència és l'únic camí” junto a un mapa de los “països”. Así, con las dosis de manipulación suficientes, en los telediarios de la noche tendríamos imágenes de manifestaciones pro-independencia en Barcelona, Vic, Girona, … y València.

Que la tradicional marcha de la izquierda valenciana -aunque en otros años no pesaba sobre ella la sombra de la actual crisis- sea residual o nutrida en el tramo de las CUP podría depender de lo que hagan en Compromís, a quien la número 2 del PP, Eva Ortiz, acusa abiertamente de ser “sucursal de la CUP en la Comunidad”.

Preocupación policial

La preocupación por la seguridad durante la celebración del 9 d'octubre es acusada en Valencia. A la ausencia de efectivos por estar desplazados en Cataluña se la intenta paliar con la llegada de refuerzos procedentes de otros puntos de España que, entre otras cosas no menores, eviten las posibles críticas por este motivo en caso de incidentes.

Y los incidentes no son descartables con el ambiente enrarecido que se vive actualmente en toda España, con cada vez más manifestaciones de apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y con la posible confluencia el lunes en Valencia de grupos extremistas de ambos lados del espectro político.

 

Comenta esta noticia
Update CMP