29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La demanda mundial de vehículos caerá hasta un 20%

Este descenso situaría al sector en una comercialización de 75 millones de vehículos ligeros, lo que nos devuelve a volúmenes de 2011, aunque el segundo trimestre ha aguantado mejor.

El mercado mundial de automóviles caerá entre un 15% y un 20% este año, hasta situarse en torno a las 75 millones de matriculaciones de vehículos ligeros, lo que supone un volumen similar a los registrados en 2011, según un estudio de la agencia de calificación crediticia Scope Ratings.

En este sentido, la firma explica estas previsiones debido a que las ventas en Europa occidental, uno de los principales mercados de vehículos del mundo, se verán especialmente afectadas por la pandemia, con una caída cercana al 21%. Aún así, los principales fabricantes de automóviles europeos han demostrado en general una mayor resistencia de lo esperado.

La compañía ha subrayado que esta caída de la demanda de vehículos causada por el coronavirus, que también afectará a China y Estados Unidos, con bajadas del 12% y del 15%, respectivamente, viene precedida por una disminución del 5% en 2019.

«El Covid-19 ha generado un conjunto de circunstancias muy difíciles para los fabricantes de equipos originales y sus proveedores, aunque tenemos que reconocer que el mercado ya había dado un giro bastante brusco desde sus recientes máximos cíclicos», reconocen desde la firma. Sin embargo, destacan que el resultado del segundo trimestre de la industria ha sido menos desastroso de lo que se podría haber esperado, por lo que los fabricantes han sido capaces de contener las pérdidas.

Todo ello gracias a las diferentes medidas tomadas por las administraciones públicas en el ámbito del ahorro de costes laborales y a las acciones realizadas por las empresas para garantizar su liquidez. Prevén una recuperación económica gradual pero desigual en Europa y el resto del mundo, suponiendo que no haya una segunda oleada significativa de infecciones de Covid-19.

Esperan un repunte parcial de las ventas del segundo semestre en Europa a medida que los consumidores aprovechen los incentivos para comprar coches nuevos, aunque la experiencia del pasado sugiere que los cambios en la fiscalidad y las subvenciones tienden a adelantar en lugar de crear una demanda adicional.

Comenta esta noticia