22 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Leonor hace historia con un gran discurso y un guiño que emociona a su abuela

Doña Leonor brilló con luz propia en su primer discurso.

Doña Leonor brilló con luz propia en su primer discurso.

La Princesa de Asturias brilló con luz propia en su primer discurso oficial en los Premios que llevan su nombre y tuvo un gesto con la Reina Sofía que no pasó desapercibido.



Máxima expectación este viernes por ver el primer discurso de Doña Leonor en la Gala de entrega de los Premios Princesa de Asturias a los 13 años, la misma edad en que lo hizo su padre en el mismo evento pero en 1981 y en una situación tan delicada en Cataluña que aumentó aún más el interés por sus palabras.

De hecho, este año había muchos más medios acreditados que en otras ocasiones y también mucha más seguridad.

Horas antes, en la última audiencia de la mañana de este viernes, la Princesa Leonor había entregado por primera vez a los galardonados el escudo de la Fundación Princesa de Asturias. Sonriente y bajo la atenta mirada de sus padres y su hermana Sofía, Leonor cogió el relevo del Rey Felipe, quien había sido el encargado de entregar la condecoración hasta el momento.

De las primeras en llegar al Teatro Campoamor, la orgullosa abuela materna de la Princesa, Paloma Rocasolano, y su tía Telma Ortiz, que acaparó no pocas miradas acompañada oficialmente por su nueva pareja, Robert Gavin Bonnar, que saludó cariñosamente a la abuela de su novia, Menchu Álvarez del Valle, también presente en una cita tan especial para su bisnieta.

Telma Ortiz y su novio centraron buena parte de la atención en Oviedo.

 

La Reina Sofía muy atenta a su nieta en todo momento, y con un dos piezas en tonos morados, se sentó en el palco que ocupa habitualmente poco antes para dar todo le protagonismo a la Princesa, arropada por sus padres y su hermana.

Paloma Rocasolano, de morado y con lazo rosa contra el cáncer.

Para una ocasión tan especial, Doña Leonor lució un discreto pero elegante vestido azul bebé, largo midi, con manga francesa y ligero vuelo mientras su hermana llevaba un modelo liso en tonos grises de tweed y su madre un vestido rojo, con falda vaporosa y manga corta.

Como ya hicieron el 12 de octubre las dos hermanas llevaban el pelo suelto con ondas al aire y sendas bailarinas en oro y plata, respectivamente.

Doña Leonor arropada por sus padres, su hermana y su abuela.

La Familia Real entró al salón arropada por una fuerte ovación de más de dos minutos y por la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo, que entonó el himno de España como apertura de la gala.

En representación del Gobierno central asistieron la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo y la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, así como la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y los cabeza de lista del PP y Vox para el próximo 10 de noviembre Pablo Casado y Santiago Abascal respectivamente, entre otras personalidades política, como la dirigente popular Ana Pastor.

Pablo Casado y su mujer, Isabel Torres.

Antes de su esperada intervención, Doña Leonor recibió un tremendo aplauso cuando el presidente de la Fundación Princesa de Asturias, Luis Fernández Vega, celebró su presencia: "Sois el símbolo de la tradición y de la continuidad de la Corona".

Y la Princesa de Asturias no defraudó, tranquila y serena brilló con luz propia en un emotivo discurso mientras su abuela Paloma Rocasolano se llevaba las manos a la boca nerviosa y orgullosa: "Hoy es un día muy importante en mi vida que he esperado con mucha ilusión. Este momento será inolvidable para mí. Como dijo mi padre a mi edad y aquí mismo, será un día que llevaré siempre en lo más profundo de mi corazón", agradeció la heredera al Trono que mostró su compromiso con el país: "Me comprometo a servir a España y a todos los españoles".

No faltaron las referencias a su madre, Doña Letizia: "Asturias es además la tierra de mi madre, la Reina, y yo llevo sangre asturiana. Así lo siento en mi corazón". 

Pero si hubo un gesto que no pasó desapercibido ese fue el que tuvo con su abuela Doña Sofía, que a duras penas pudo contener las lágrimas desde el palco cuando Leonor se dirigió expresamente a ella con una sonrisa de agradecimiento de oreja a oreja provocando una inmensa ovación en la sala: "Me gustaría dar las gracias también a mi abuela, la Reina Sofía. Ella sabe lo importante que para mí es su presencia en esta ceremonia, que significa tanto para Asturias y para toda España".

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP