21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

10 pueblos increíbles para conocer Huesca

Visitar cualquiera de ellos es trasladarse a uno de los parajes mejor conservados y más cuidados de nuestro país

Conocida sobre todo por estar muy vinculada a los deportes de invierno, Huesca tiene rincones absolutamente maravillosos en los que la naturaleza, la Historia y la conservación del patrimonio cultural permanecen intactos. ¿Te apetece conocerlos?

 

Alquézar

Foto: Gobierno de Aragón

Con un paisaje en el que destaca el río Vero, este pueblo de marcado carácter medieval está declarado Conjunto Histórico-Artístico. A través de las callecitas estrechas que conforman su casco urbano se puede llegar hasta su castillo y a la Colegiata de Santa María de estilo románico. Imprescindible un paseo por su Plaza Vieja porticada y una visita a la iglesia de San Miguel. 

 

Ansó

Foto: Turismo de Ansó

Enclavado en un impresionante entorno natural, sus casas hechas de piedra y madera conservan en muchos casos sus antiguas cuadras y las cocinas de leña. La Iglesia de San Pedro, de planta de cruz latina y  crucería estrellada alberga un retablo de estilo barroco digno de verse.

 

Lanuza

Foto: Turismo de Aragón

El pueblo original del S.XIII está sumergido bajo las aguas del embalse que recoge las aguas del río Gállego. El pueblo actual, es fruto del esfuerzo y de la ilusión de sus antiguos habitantes por recuperar lo que un día les fue arrebatado, lo que no le resta un ápice de su encanto

 

Graus

En este lugar podrás encontrar interesantes muestras de estilo gótico, renacentista, románico y mudéjar, prueba de todas las culturas que en algún momento de la Historia han dejado aquí su huella. Si lo visitas, no dejes de darte una vuelta por su Plaza Mayor y por el claustro de la basílica de la Virgen de la Peña en cuyo interior podrás disfrutar de una visita al Museo de Iconos.

 

 

Jaca

Foto: Wikimedia

Aunque es muy conocido por su cercanía a las pistas de esquí de Astún y Candanchú, el pueblo de Jaca guarda como un tesoro su castillo, la catedral románica de San Pedro, el Palacio Episcopal y el Museo de Miniaturas Militares. Si tienes oportunidad, no dejes de visitarlo

  1.  

Anciles

Conserva algunas casas solariegas del siglo XVII como la Casa Suprián y la Casa Barrau.  

 

Roda de Isabena

Foto: Turismo de Aragón

Situado sobre el valle del Isábena este pequeño enclave del Pirineo, además de unos maravillosos paisajes, tiene en su catedral de San Vicente una auténtica joya románica, que además tiene mucha historia ya que en su día fue saqueada por Erik el Rojo. 

 

Torla

Foto: Ayuntamiento de Torla

ES otro de esos pueblos medievales que te enamorarán. Sus puntos fuertes son la Iglesia de San Salvador, la Plaza Mayor y numerosas casonas señoriales que conservan todo el sabor de otros tiempos 

 

Aínsa

Foto: Villa de Aínsa

Sus monumentos y construcciones están declarados  Monumento Histórico-Artístico. Desde su castillo amurallado, tendrás una vista espectacular de los Pirineos. Tampoco debes perderte la iglesia parroquial, la colegiata de Santa María y la plaza mayor donde se conservan las antiguas prensas que se utilizaban para hacer vino

 

Benasque 

Foto: Turismo de Aragón

Con un entorno natural dominado por los Pirineos y regado por numerosos ríos, sus casonas tradicionales y su balneario situado en el interior del valle, Benasque es uno de esos lugares  de los que es muy difícil no enamorarse. El Palacio de los Condes de Ribagorza, de estilo renacentista, la “Casa Faure” y la Torre de Los Infanzones son algunos de sus rincones más atractivos

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia