26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Atlético encuentra la forma de ganar más sorprendente: jugar con uno menos

El Atlético de Madrid se ha impuesto al Betis por 1-0 en el Wanda Metropolitano con un solitario gol de Diego Costa cuando el equipo de Simeone jugaba con uno menos por la expulsión de Mario Hermoso.

Cuando todo parecía indicar que el Atlético iba a seguir batiendo récords y a sumar un nuevo empate, un remate de Diego Costa le acaba de dar una más que trabajada victoria ante el Betis en el Wanda Metropolitano. Fue un partido que tuvo de todo, menos lo que parecía más lógico, que hubiera sido un gol del Betis.

El VAR anuló dos goles al Atleti en la primera parte, el de Morata por centímetros, y estuvo cerca de anular el único que subió al marcador, el que transformó Costa en el minuto 75 del partido. En ese momento, el Betis ya era el dueño y señor del encuentro después de que el árbitro del encuentro, Hernández Hernández, decidiera expulsar a Mario Hermoso por una dura entrada sobre Loren Morón, que bien se podía haber zanjado con una tarjeta amarilla.

La primera parte fue bastante igualada, dominada por el Atlético de Madrid, pero con un Betis mucho más ambicioso que de costumbre, presionando arriba al Atlético y disputándole la posesión al equipo de Simeone. No tuvo oportunidades claras ante Oblak, pero dio prácticamente el mejor momento de una temporada completamente olvidable para el Betis.

Si en la primera parte ya habían pasado cosas, incluida la sustitución de un mareado Trippier, la segunda no fue menos, sino todo lo contrario. Loren Morón, el más destacado del Betis en el encuentro, no acertó ante la salida de Oblak y mandó fuera la mejor ocasión del Betis en todo el encuentro.

Después llegó la referida expulsión de Mario Hermoso y ahí el Betis pasó a dominar claramente el encuentro. Pero no hay equipo en el mundo que aguante mejor un empate que el Atlético de Madrid y lo de esta noche en el Metropolitano ha sido la demostración más excelsa.

Diego Costa, que había sustituido a Morata al poco de comenzar la segunda parte, mandó a la red un espectacular envío de falta por parte del renacido Carrasco. Hubo polémica porque pudo haber impactado con el brazo, pero desde el VAR sacaron al árbitro de dudas.

Con este importantísimo triunfo, el Atlético sigue aferrado al tercer puesto, ese que discutirá con el Sevilla hasta el final de la competición con ambos equipos, eso sí, clasificados para la Champions de la próxima temporada.

Comenta esta noticia