03 de agosto de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pilar Eyre "haciendo amigos": hunde en la miseria más absoluta a Miriam Saavedra

Miriam Saavedra.

Miriam Saavedra.

Algo queda claro a estas alturas de la película y es la razón por la que la periodista y escritora tiene tantos seguidores fieles como detractores incombustibles. Cosas de mojarse sin piedad

No se corta un pelo y eso le vale tener en sus redes un número tan alto de seguidores fieles como de detractores incombustibles. Y en su último blog de Lecturas no solo ha optado por abordar el siempre escabroso tema de los "famosos de usar y tirar". Esos plagan los contenidos de la pequeña pantalla en estos tiempos de consumo rápido que vivimos en los que tan pronto estás arriba del todo de la cresta de la ola como que no se acuerda de ti ni tu propia familia.

Genio y figura, la periodista y escritora se moja de lo lindo, como suele hacer habitualmente por otra parte, y da nombres y apellidos sin morderse la lengua ni un ápice. Ya lo dice ella misma en su Twitter: "Yo siempre haciendo amigos". Pues eso.



Se pregunta con mucha sorna Eyre por "¿Dakota? ¿Alguien se acuerda de esa criatura gritona y maleducada, cual niña de El Exorcista?". 

También se pregunta por el "guapo Logan, cincelado como un dios griego" pero es  la ganadora de GH VIP 6 la que se lleva la peor parte: "Miriam Saavedra, que parecía un monstruo que iba a comerse el mundo, estuvo durante unas semanas volando por los platós como una polilla aturdida y se estrelló al fin contra el cristal de la indiferencia del público".

No obstante, la lista es larga: "El Cejas, hasta la monísima María Jesús Ruiz, la otra Ruiz, Aurah –sí, hombre, que de vez en cuando asoma la cabeza para despotricar contra su ex–. Hugo Castejón, que tanto prometía, pero resultó demasiado excesivo para el gusto del público, Pol Badía y Jonathan, Alejandro Albalá y su mamá podóloga… ¡Aneth!", clama.

Para Pilar son todos iguales: "El paso del tiempo les ha devorado a todos, y no solo a los hijos de la televisión" Y rizando el rizo culmina con una "pregunta difícil: ¿Quién era Cristina Pujol? ¡A la primera novia que tuvo Matamoros cuando se separó de Makoke la perseguían los reporteros por la calle micro en mano! Lo mismo que a Iván Miranda, el presunto y efímero novio de Tamara Falcó". 

Comenta esta noticia