Pedro Sánchez hace promesas, Puig se las cree, y Baldoví ahora quiere negociar

Ximo Puig y Pedro Sánchez en La Moncloa.

Ximo Puig y Pedro Sánchez en La Moncloa.

Frutos de la entrevista con Puig en La Moncloa: Sánchez tiene “voluntad” de arreglar la infrafinanciación, “estudiará” el problema de la deuda, y “promete” el 10% de las inversiones regionalizadas en unos PGE que es difícil que sean aprobados.

Magro resultado de la entrevista de dos horas de Ximo Puig con Pedro Sánchez en La Moncloa. La última vez que ambos mandatarios se entrevistaron fue minutos antes de que Sánchez se fuera al Festival de Benicàssim (FIB) de “agenda cultural nocturna”. Ojo, que el transporte aéreo de Madrid a Castellón va a ser declarado "servicio público" como consecuencia de este encuentro. 

De la versión de Puig -ximoanuncios- de la entrevista de este miércoles, la única disponible, se desprende que no se ha conseguido nada en materia de financiación ni en cuanto al problema de la deuda que arrastra la Comunidad Valenciana.

Y es que, tal como anunció Pedro Sánchez en su discurso en el Congreso cuando se debatía la moción de censura a Rajoy, en esta legislatura no habrá solución a la infrafinanciación de los valencianos, y valencianas.

Sobre este asunto, que es el principal problema de la Comunidad según el consenso unánime de partidos políticos valencianos en Valencia y sociedad civil valenciana (ahora bastante menos combativos que cuando el presidente era Mariano Rajoy), Puig ha recibido la correspondiente palmada en la espalda en forma de “voluntad de acuerdo”. Y nada más, porque Sánchez, según Puig, “es consciente de la dificultad de aprobar el nuevo sistema”.

El president le ha propuesto también al presidente la mutualización de la deuda de las comunidades, y el inquilino de La Moncloa le ha contestado que analizará en breve esta cuestión “con seriedad”. El tercer intento del valenciano por conseguir algo, un fondo de compensación para las comunidades infrafinanciadas, ha obtenido por respuesta del madrileño que lo “estudiará”.

También se estudia en los cursos de postgrado, y ya ven el resultado de alguno de ellos. Eso sí: se va a crear una Comisión bilateral y permanente Generalitat-Gobierno para ir abordando estas cuestiones con la que ganar tiempo.

El único fruto de la entrevista en La Moncloa -el divulgado a toda pastilla por el Palau como gran logro de la Generalitat- ha sido el de una promesa de muy difícil cumplimiento: la de destinar el 10% de las inversiones regionalizadas del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 a la Comunidad Valenciana. Antes no pasaba y sólo faltaba que ahora tampoco. Pero de compensar déficits, nada de nada.

De todas formas, teniendo en cuenta que esos presupuestos están en el alero porque Sánchez precisa para sacarlos adelante del apoyo de toda suerte de independentistas y de Podemos, el anuncio parece un simple brindis al sol.

Mayor todavía resulta el que ha hecho posteriormente el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, anunciando que los suyos “harán valer sus cuatro votos”, esos con los que no quiso negociar nada para los valencianos -y valencianas- cuando gobernaba el PP.

Baldoví, de momento, da aire a Sánchez proponiendo “un calendario concreto” para el nuevo sistema de financiación, el que tantas veces y con tanta razón se le reprochó a Mariano Rajoy que no aprobara en 2017 (se necesitaba el acuerdo con el PSOE federal que tampoco éste parecía entonces dispuesto a facilitar), pero para 2020.

Eso sí, con su visita a La Moncloa Ximo Puig ha conseguido el último gran objetivo: el de visibilizar “el problema valenciano”. Tanto, que le han sacado en los telediarios. Pero para explicar que no ve a Sánchez adelantando las Generales.

Ah, que no se nos olvide: Pedro Sánchez será el primer presidente en pasar un 9 d'octubre en Valencia. 

Comenta esta noticia
Update CMP