24 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno suma dos rectificaciones más y hunde su credibilidad a mínimos

La ministra de Trabajo ha sido la única sincera al reconocer que le han colado un gol.

La ministra de Trabajo ha sido la única sincera al reconocer que le han colado un gol.

Después del vodevil que montó el Ejecutivo socialista con la defensa del juez Llarena, el espectáculo continúa. Las últimas 24 horas han sido para no creer. Y con el presidente en América.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha sumado en las últimas 24 horas dos nuevas rectificaciones a su corta hoja de servicios, acentuando así la idea de que el socialista gobierna a golpe de ocurrencia e improvisación. Ya esté el presidente en España o, como es el caso, a miles de kilómetros en América.

Ambas tienen que ver con dos de las pretendidas señas de identidad del Ejecutivo: el feminismo y los impuestos. Y lo que es peor: se han producido en la misma semana en que Sánchez y su ministra de Justicia se han visto obligados a recular y asumir la defensa del juez Pablo Llarena en Bélgica como una "cuestión de Estado". 

Esta vez, al menos, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, sí ha reconocido el error en primera persona, de forma tan gráfica como ésta: "Me han colado un gol por la escuadra".

Se refería Valerio a la resolución con la que, por sorpresa, el pasado 4 de agosto el Gobierno dio luz verde en el BOE a la creación de la Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS). Precisamente tratándose de un Gobierno que lleva a gala ser feminista y tener más ministras que ministros. 

La ministra ha pedido a la Abogacía del Estado que "estudie" e "inicie todos los trámites pertinentes" para declarar nula de pleno derecho dicha resolución, que venía firmada por la Directora General de Trabajo, Concepción Pascual. Valerio no estaba al corriente.

La segunda rectificación tiene un trasfondo distinto: las concesiones del PSOE a Unidos Podemos en el marco de la negociación para el techo de gasto. Los socialistas habían prometido que no tocarían el IRPF hasta este mismo miércoles, tras filtrarse una posible subida para las rentas más altas. 

Esa misma tarde tanto el Ministerio de Hacienda como La Moncloa negaron categóricamente que estuvieran negociando con los de Pablo Iglesias tal cosa. Este jueves, por contra, la propia ministra, María Jesús Montero reculó y adelantó que habrá cambios en el IRPF. Aunque los circunscribió a las rentas por encima de 150.000 euros, "que evidentemente no pertenecen ni a clases medias ni a clases trabajadoras".

"Estamos trabajando de forma intensa con Podemos satisfactoriamente", fue todo lo más que añadió después.  

Tras estas dos nuevas rectificaciones el Ejecutivo empieza el curso con su credibilidad en mínimos.

Comenta esta noticia
Update CMP