La terapia metabólica: un tratamiento moderno y eficaz en el paciente oncológico

En la imagen, el Doctor Rafael Díaz

En la imagen, el Doctor Rafael Díaz

Se administra un radiofármaco que debido a la radiación que emite sobre la zona a tratar (tumor o lesiones metastásicas en la mayoría de los casos) consigue efectos beneficiosos.

La Medicina Nuclear utiliza radiofármacos con una finalidad fundamentalmente diagnóstica (diagnóstico por imagen) aunque también terapéutica y en investigación médica. El carácter no invasivo de sus técnicas, así como su carencia de efectos secundarios, hace de ellas una importante herramienta, fundamentalmente, en el campo de la oncología.

El Servicio de Medicina Nuclear de la Fundación IVO representa en el momento actual un referente en el diagnóstico de enfermedades oncológicas gracias a la profunda renovación de equipamiento realizada. Hablamos con Rafael Díaz, Jefe de Servicio de Medicina Nuclear del Instituto Valenciano de Oncología (IVO).

- ¿En qué consisten la terapia metabólica?

La Terapia metabólica forma parte de un concepto de terapia moderna, vanguardista y con gran beneficio para el paciente. El Servicio de Medicina Nuclear del IVO dispone de la opción de realizar tratamientos ambulatorios (cuando estén indicados) así como de dos habitaciones recién estrenadas de Terapia metabólica para aquellos pacientes en se requiere ingreso.

Las terapias metabólicas son una forma de tratamiento en la se administra un radiofármaco que debido a la radiación que emite sobre la zona a tratar (tumor o lesiones metastásicas en la mayoría de los casos) consigue efectos beneficiosos.

Estas terapias consisten en administrar un radiofármaco por diversas vías (oral, intravenosa, intraarterial, intraarticular). El tratamiento se puede realizar de forma ambulatoria y el paciente se marcha a casa o puede requerir ingreso en la Unidad de Terapia Metabólica.

- ¿Cómo aplica el IVO estas terapias?

En el IVO actualmente se utiliza samario 153 como tratamiento paliativo para el dolor de determinados pacientes con metástasis óseas principalmente en cáncer de próstata y cáncer de mama, el radio 223 como tratamiento de metástasis óseas en determinados pacientes con cáncer de próstata, el Iodo 131 como tratamiento ablativo en pacientes previamente intervenidos (tiroidectomía total) con cáncer diferenciado de tiroides. Igualmente se dispone de tratamiento con anticuerpos monoclonales (ibritumomab) unidos a ytrio 90 para determinados pacientes con linfoma no Hodgkin en recaída. Además, se está poniendo en marcha la administración de lutecio 177 para determinadas indicaciones de pacientes con tumores neuroendocrinos metastásicos.

Se trata de terapias en las que los médicos nucleares del Servicio de Medicina Nuclear del IVO cuentan con una gran experiencia en su trayectoria profesional. Desde la actual reforma del Servicio de Medicina Nuclear, han ingresado 3 pacientes en la Unidad de Terapia Metabólica para tratamiento con I131 de restos tiroides de cáncer diferenciado de tiroides y un paciente con LNH en recaída para tratamiento con ytrio 90-ibritumomab. Se han administrado aproximadamente 180 dosis de radio 223 (unos 30 pacientes) para pacientes con metástasis óseas derivadas de cáncer de próstata.

- ¿Podría aplicarse estas terapias de diagnóstico para uso terapéutico?

La utilización de diversas terapias metabólicas disponibles forma parte del tratamiento más avanzado y vanguardista en pacientes oncológicos y se engloba hoy día dentro del concepto de la teragnosis en la que nos servimos de radiofármacos con utilidad diagnóstica que derivan posteriormente en un uso terapéutico.

- ¿Cuáles son los beneficios para los pacientes?

El beneficio fundamental viene derivado de una mejora de la calidad de vida del paciente (por ejemplo, menos dolor), de un incremento en la supervivencia (pacientes con metástasis óseas derivadas de cáncer de próstata o pacientes tratadas con cáncer diferenciados de tiroides). Un elemento fundamental a tener en cuenta es que las diversas terapias comentadas carecen de efectos secundarios o adversos relevantes siendo muy bien tolerados por los pacientes.

Comenta esta noticia