06 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La productora estrella de TV3 colaboró en los saqueos "indepes" de Mas y Pujol

Los tentáculos de la trama del tres por ciento invaden también las empresas vinculadas a la televisión pública catalana que colaboró en la emisión de facturas falsas.

La financiación ilegal de Convergencia Democrática de Cataluña sigue dando sorpresas ya que sus hilos llegan a todas las ramas de la administración catalana, esta vez el mediático, ya que la principal productora de televisión vinculada a TV3 emitió facturas falsas para beneficiar al partido de Jordi Pujol y Artur Mas en la ya famosa trama del 3%.

De hecho, La Agencia Tributaria ha destapado en una inspección sobre impuesto de sociedades la existencia de más de dos millones de euros en facturas falsas emitidas en 2010 y 2011 a Triacom, la productora estrella de TV3 presidida por Oriol Carbó a la que el empresario Juan Manuel Parra afirmó haber facturado en falso para camuflar gastos electorales de Convergencia Democrática de Cataluña.

Este asunto se sigue en la Audiencia Nacional, en la denominada causa del 3%, que investiga si cargos de CDC cobraban mordidas a empresarios a cambio de la adjudicación de obra pública y después, blanqueaban esos ingresos con fórmulas como la prestación de servicios a terceros de los que en realidad se beneficiaba el partido.

Sin embargo, el informe de la Agencia Tributaria nace en otro contexto, motivado por una inspección a Triacom por el impuesto de Sociedades y el IVA de los años 2010 y 2011. Tras los hallazgos, se dio traslado a Fiscalía Anticorrupción en Cataluña, que se ha limitado a acusar a la empresa por delito fiscal en el Juzgado de Instrucción número 26 de Barcelona.

 Según declaró en su día Domingo Parra adjuntando una grabación, Carbó, en connivencia con el exconseller de Justicia de la Generalitat Germá Gordó, le dio instrucciones para facturar a Triacom por conceptos ficticios el despliegue que había realizado para un acto electoral de CDC. Tal y como afirmó en la Audiencia Nacional, sólo así podía cobrar por sus servicios.

En su investigación, la Agencia Tributaria concluye que no era el único en emitir facturas falsas a Triacom, que en unos casos pactaba producciones que no llegaban a realizarse y en otros, 'tapaba' los pagos como si fuesen subcontrataciones de servicios para dos programas de TV3El Gran Dictat y Fish & Chips, cuya realización íntegra, por contrato, llevaba otra empresa.

Destaca el caso de Telefónica, que según el informe al que ha tenido acceso Europa Press, pagó en 5 facturas de 2010 y 2011, 2,5 millones de euros por el patrocinio de una serie de la que "no hay constancia ninguna" y por dos vídeos corporativos de los que sólo aparece uno y no cumple las condiciones acordadas por ese precio "desorbitado".

"Si es exagerado el precio, más extraño es que se respeten los términos del contrato y se paguen todas las cantidades cuando existen evidencias de que las prestaciones que debía efectuar Triacom no se llevaron a cabo", dice el informe, para concluir que "los pagos obedecen a otras razones distintas a las expresadas en el contrato y las facturas".

Emisión de facturas falsas con "cantidades desorbitadas"

La compañía, que fue requerida, no pudo justificar la razón de estos pagos pese al incumplimiento. Hacienda sospecha que el dinero que abonó a Triacom "fue canalizado o desviado a otras sociedades y personas mediante recepción de facturas falsas", dado que los periodos de entrada y salida de los fondos coinciden en tiempo y cuantía.

Tras cotejar sus albaranes con los de Triacom, los inspectores hallaron "notables discrepancias", que junto a las cantidades desorbitadas y al hecho de que eran por servicios a los dos programas de TV3 que realizaba íntegramente otra empresa, les llevaron a concluir que esas facturas "son falsas". Fueron 750.000 euros pagados en los mismos plazos en que la empresa de Carbó cobró de Telefónica.

Además, en la lista de emisores de facturas falsas está Emocional Base, la sociedad que administraba Marc Puig Guardia, secretario de Comunicación de la Generalitat con Jordi Pujol y Artur Mas. En 2008 vendió su participación a un cuñado de Carbó, Salvador Solé, pero Hacienda sostiene que "pese a su aparente desvinculación, en 2012 al menos, se cuenta con suficientes pruebas de que seguía obteniendo beneficios de la misma".

Se refiere en concreto a la retirada de 40.000 euros en efectivo, la compra de un coche por 25.000, repararlo por 14.474 euros, poner a punto su barco por 9.649 o amueblar un piso, a cuenta de pagos de Triacom a Emocional con facturas falsas, como la emitida para un grafismo que se usaría en el vídeo corporativo de Telefónica que no existió o para el casting del programa de TV3 que tenía su propia empleada para ello.

 

La empresa de la mujer de Oriol Pujol también está en la lista

Dos sociedades de Carbó están también en la lista, así como la empresa de Ana Vidal, la mujer de Oriol Pujol Ferrusola; y tres mercantiles del convergente David Madí, predecesor de Marc Puig como secretario de Comunicación de Jordi Pujol, entre otros cargos, y estratega político de Artur Mas, que en solitario o asociado con su mujer, facturo a Triacom por conceptos en los que Hacienda encuentra "serias dudas acerca de la realidad de los servicios" cobrados.

Detalla, entre otros movimientos, el cargo de 35.000 euros por un briefing para el vídeo de una junta de accionistas que se había celebrado tres meses antes y por cuya realización ya había facturado otra empresa; así como un pago de 70.000 euros para otra reunión preparatoria del vídeo para Telefónica que no se hizo.

Comenta esta noticia
Update CMP