Fallas: cultura y tradiciones

En muchos municipios la celebración de las Fallas se adelanta o retrasa a la celebración de Valencia, en función a costumbres o tradiciones

Esta mañana he escuchado en un medio nacional hablar de las Fallas de Valencia, ensalzando la fiesta, la pólvora, la luz, el monumento, la indumentaria,...invitando y compartiendo sus experiencias en estos días cuando nos visitan. En definitiva, todo aquello que mostramos al mundo. Por lo que me he sentido orgullosa y alagada de ser valenciana y fallera.
Las Fallas forman parte de nuestra vida y corazones, no sólo en la ciudad de Valencia, sino en cada uno de nuestros pueblos y ciudades de la provincia. Es raro el rincón donde no se monta una falla, se realiza una despertá, un encendido de luces, claro dimensionada a las posibilidades de los falleros, se adorna una calle, o se realiza un pasacalle, o unos disfraces.
Otra cosa es el momento de celebración. En muchos municipios la celebración de las Fallas se adelanta o retrasa a la celebración de Valencia, en función a costumbres o tradiciones. Facilitan así que los falleros puedan participar en la ciudad, o los músicos de las bandas de los pueblos cumplir con interesantes contratos en las Comisiones Falleras del Cap y Casal.

En fin, se trata de una fiesta en varias fases, a cual de todas más bonita y divertida! Con lo que en el mes de marzo, y a veces parte del de abril, la pólvora sigue perfumando nuestras calles.
Como ejemplo, en mi comarca, la Hoya de Buñol, las celebraciones falleras se extienden todo el mes: Alborache quemó su Falla hace dos fines de semana, el anterior lo hizo Godelleta, y después de la semana del 19: Chiva y Turís harán los honores a San José, con gran explendor y tradición, ya que por ejemplo en Turís es habitual la participación de la Fallera Mayor de Valencia y su Corte de Honor, el sábado anterior a la “cremá” de la falla.
Porque nuestra cultura como valencianos, y nuestras tradiciones son ricas y variadas, y somos capaces de mantenerlas, y por supuesto mejorarlas, y esto es una riqueza que nadie debe quitarnos. Por ello somos capaces de conjugar lo local con lo general, dando más realce a la fiesta, como sucedió también este fin de semana en Cheste, con la celebración del 75 Aniversario de la Falla de la Alegrúa, procesionando en una emotiva romería por el barrio a nuestra patrona la Virgen de la Soledad.
Conservar lo nuestro, diferenciarlo, trabajarlo, quererlo, llevarlo en el corazón, y por supuesto defenderlo, es lo que siempre nos ha caracterizado como pueblo. Con lo que no me cabe ninguna duda, que como siempre lucharemos contra las injerencias interesadas que nos quieren confundir como pueblo y anular nuestros sentimientos.

¡Vivan las Fallas!.

Comenta esta noticia
Update CMP