21 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La infancia de miseria y penalidades que padecieron las Azúcar Moreno

No ha sido una vida nada fácil para Encarna y Toñi, que junto a sus hermanos Los Chunguitos contaron con todo detalle todas sus vicisitudes en el programa 'Lazos de sangre'.



Auque la vida les ha terminado recompensando con fama y dinero, no fueron nada fáciles los comienzos para la familia Salazar. Y así lo contaron, con todo detalle, en el programa 'Lazos de Sangre' de TVE.

Los Chunguitos y sus hermanas las Azúcar Moreno se reunieron para hablar sobre sus exitosas carreras profesionales en el mundo de la música y repasar algunos de los momentos más importantes de su vida. Especialmente dramático fue el momento en el que narraron su dura infancia, marcada por la tragedia y la pobreza.

Aunque vinieron al mundo en Badajoz, pronto se tuvieron que mudar a Madrid para "buscar una vida mejor". "Hemos pasado más hambre que un león", contó José Salazar, hermano de Toñi y Encarna. Según contaron en el programa presentado por Boris Izaguirre, sus padre "compraron una chabola en Vallecas por mil pesetas y la llenaron de plantas". "Crecimos sin agua, pero con mucho amor. Nos lavábamos en el río", aseguró.

 

Se criaron literalmente en las calles tratando de ganar el dinero para poder comer y pasar el día. "Nosotros cantábamos con nuestro padre por mesones y por las calles e íbamos pasando el platillo", afirmaron los Chunguitos. "Yo no sé leer ni escribir, yo no fui a la escuela, yo aprendí solo. Iba por la calle tratando de leer los carteles, veía la 'l' y la 'a' y decía 'la', y así fui aprendiendo", confesó José Salazar. "Nosotras, por otro lado, nos dedicábamos a vender la lotería como podíamos. Era prioritario comer antes que estudiar", señalaron sus hermanas.

Su futuro de no haber sido artistas

Las Azúcar Moreno fueron un ejemplo de renovación y modernidad para una saga completamente gitana. Ni Toñi ni Encarna quisieron seguir el patrón de su raza, ese machismo que azota a todas las mujeres y que las obliga a estar bajo los mandos del patriarcado.

Las dos significaron mucho ya que en una época con esa mentalidad tan arcaica y tradicional, supieron dar un giro radical. Tanto era así, que la propia Encarna confesaba en el programa que: "Si no hubiese sido artista, habría sido ama de casa" y su dedicación hubiese sido: "Cuidar de mis hijos y mi marido".

"Mi infancia ha sido maravillosa pero caótica. Vivo mejor pero no tengo a las personas que quiero", añadió Toñi refiriéndose al fallecimiento de su hermano Enrique, tercer integrante de Los Chunguitos que murió de cáncer. Una tragedia que marcó para siempre al resto de la familia. Para cerrar el programa y homenajear a Enrique las Azúcar Moreno y Los Chunguitos cantaron 'Me quedó contigo'.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP