10 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El uso privado del Falcon de Sánchez y de su mujer vuelve a darle problemones

El Partido Popular pretende que el Tribunal de Cuentas fiscalice el uso de los medios del Estado por parte del presidente del Gobierno.

La afición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al uso del Falcon para viajes que no siempre tienen que ver con su papel como Jefe del Ejecutivo, incluso acompañado a veces de su familia, le puede resultar caro.

Hasta el momento desde Moncloa se ha aplicado la transparencia cero en todos esos viajes, si bien algunos de esos usos presuntamente impropios de los medios de transporte a disposición del Gobierno se han conocido por filtraciones o por que era imposible ocultar, tal y como fue el caso del viaje a un festival de música, junto a su mujer, Begoña Gómez, poco después de acceder por primera vez a la Moncloa por la vía de una moción de censura contra Mariano Rajoy.

La cuestión es que el PP quiere que el Tribunal de Cuentas fiscalice el uso que ha hecho hasta ahora el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del Falcon del Ejército del Aire del que dispone para sus desplazamientos, así como la utilización que han hecho de otras aeronaves del 45 Grupo de la Fuerza Aérea los demás miembros del Gobierno.

Con este objetivo los de Pablo Casado han registrado una petición para que la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas inste al órgano que preside María José De la Fuente a llevar a cabo "una fiscalización operativa y de cumplimiento acerca del funcionamiento del 45 Grupo de la Fuerza Aérea", que se ocupa del transporte aéreo de autoridades tanto de la Casa del Rey como del Gobierno.

Según reza su iniciativa, a la que ha tenido acceso Europa Press, el PP quiere, en concreto, que el Tribunal de Cuentas fiscalice la actuación de la Jefatura de Movilidad Aérea (Mando Aéreo de Combate del Ejército del Aire) durante los ejercicios 2018 y 2019, "en lo relativo al traslado de miembros del Gobierno español y comitivas vinculadas a dichos traslados".

Sólo han reconocido un coste inferior a 300 euros

No es la primera vez que el PP presenta iniciativas para controlar los viajes del presidente del Gobierno. Hace un año ya solicitó la comparecencia en el Congreso del subdirector del Consejo de Transparencia, Javier Amorós, para que informase de la "censura y crítica" que este organismo había hecho a Sánchez por "por abusar del secreto oficial para ocultar sus viajes".

El PP registró aquella petición después de que el Ejecutivo cifrara en 282,92 euros el gasto en protocolo del viaje que Sánchez realizó en el avión oficial Falcon a Castellón en julio de 2018 donde se reunió con el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y asistió al Festival Internacional de Benicàssim (FIB).

 

Comenta esta noticia
Update CMP