20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A vueltas con la bandera

 Iglesias se ha dejado fotografiar con una pintoresca camiseta de la Selección Española.

Iglesias se ha dejado fotografiar con una pintoresca camiseta de la Selección Española.

Los alcaldes del cambio llenan los edificios oficiales, pagados por todos los contribuyentes, con el banderín tricolor pero si llevas los colores de España, serás tildado de facha de manual

Cada vez que la Selección Española de fútbol participa en un campeonato internacional, los balcones de nuestras ciudades se engalanan con banderas rojigualdas y no es extraño encontrar por la calle a ciudadanos que visten las camisetas del combinado nacional.

Pero durante el resto del tiempo, si llevas los colores de España, serás tildado de facha de manual por genios progretas que identifican la bandera española con el franquismo y que desconocen el verdadero origen de la enseña nacional.

Sin entrar en profundidad, fue en 1785 cuando Carlos III adoptaba el modelo presentado por Antonio Valdés y Fernández Bazán, Secretario de Estado de Marina, para representar a los buques de guerra españoles. Poco después, en 1843, la reina Isabel II sancionó mediante Decreto la adopción como “nacional” de la bandera con los colores rojo, amarillo y rojo.

En pleno S. XXI surge con fuerza en España un movimiento de apoyo a los colores republicanos. La bandera republicana fue adoptada por un provisional decreto presidencial y sólo fue oficial durante el periodo comprendido entre 1.931 y 1.939. Muchos desconocen que tiene su origen en el analfabetismo popular que relacionaba erróneamente a la antigua Corona de Castilla con el color morado.

Uno de los principales precursores de este movimiento es Pablo Iglesias, quien en un vídeo viral afirma que “es incapaz de pronunciar la palabra España, no puede utilizar la bandera roja y gualda y califica a la Marcha Real española como una cutre pachanga facha”. Paradójicamente, Iglesias se ha dejado fotografiar con una pintoresca camiseta de la Selección Española de la “Real” Federación Española de Fútbol con el color morado incorporado.

Los alcaldes del cambio, comunistas, están manchando los edificios oficiales, pagados por todos los contribuyentes, colocando el banderín tricolor en los mástiles de las instituciones públicas.

Mientras tanto, en Barcelona, dos chicas recibieron un brutal agresión por defender la colocación de pantallas gigantes para seguir los partidos de la recientemente bautizada como “La Roja”. La deriva independentista ha provocado varios atentados de animales soberanistas a ciudadanos por el simple motivo de llevar en una región española la bandera nacional.

En la comunidad catalana se ve mucho más normalizado que aficionados de equipos que juegan la final de la Copa de su Majestad el Rey de España piten el himno nacional y porten banderas que representan a países imaginarios.

En la España de los complejos, es muy habitual observar por la calle a tipos que se adornan con banderas de USA y Reino Unido y que te miran mal si lo haces con la bandera de España.

Si piensas que lucir la bandera de España es cosa de fachas, ¡Sí, soy facha, y muy orgulloso!

¡Viva España y su bandera!

 

Comenta esta noticia
Update CMP