Puig recurre a la "demagogia" para justificar la subida de altos cargos

Ximo Puig y Mónica Oltra en la toma de posesión del presidente de la Generalitat

Ximo Puig y Mónica Oltra en la toma de posesión del presidente de la Generalitat

El presidente de la Generalitat y Mónica Oltra defienden ahora que el incremento del organigrama es necesario para atender a la sociedad valenciana y no constituye un gasto elevado.

Consejos vendo que para mí no tengo. Eso es lo que se ha hecho patente estos días en la gestión pública del nuevo Botànic II, tras el aumento de altos cargos y asesores en el nuevo Consell. Un hecho que los socialistas han criticado cuando gobernaba el PP en la Generalitat, pero que, ahora, de forma demagógica parecen justificar y reconocer con los mismos argumentos que cuando estaban en la oposición.

El propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido públicamente en los últimos días ese aumento para esta nueva legislatura, asegurando que la subida "no es un problema para la economía de ningún país". Y la propia vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha atribuido el incremento del organigrama a la "necesidad de atender a todos los valencianos y valencianas".

De hecho, en una entrevista de 24 minutos, concedida el pasado 20 de junio a la televisión autonómica, en el magazine informativo "Els matins de TV3", Ximo Puig dijo claramente, preguntado por esta cuestión y por el aumento de consellerias  del Gobierno valenciano de 10 a 12, en un momento complicado para las finanzas valencianas, que "la democracia es el sistema más barato que existe" y que "los costes políticos que representan a este Gobierno no llegan ni a 10 millones de euros anuales, es decir, el 0,0001 por cien de los presupuestos que gestiona la Generalitat Valenciana".

Para Puig, las críticas al aumento de altos cargos y consellerias "son tan absurdas y demagógicas que no me merecen más que una cierta perplejidad respecto a aquellos que han estado malgastando todos los recursos de un país, y que ahora no tienen otra preocupación que acabar haciendo estas bromas de mal gusto", dijo en la entrevista. 

En total, el Consell no solo ha aumentado a 12 las consellerias, sino que ha aprobado constituir 29 Secretarías Autonómicas, ocho más que en la pasada legislatura, un incremento del 20%. Y a todo este aumento de cargos y gastos habrá que sumar el del tercer escalón, las direcciones generales, cuyo número en estos momentos no está claro. En principio, habrá al menos una por cada secretaría autonómica y en muchos casos dos.

El PPCV dice que los altos cargos costarán 4 millones más a los valencianos

La presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV), Isabel Bonig, ha señalado este sábado que es “improductivo” que el presidente de la Generalitat “siga ampliando estructura doblando los altos cargos y creando más puestos para enchufados,  al tiempo que ha dicho que solo los nuevos altos cargos le van a costar 4 millones de euros más a los valencianos con respecto al primer Consell de 2015. Algo que no cuadra con las cifras que Ximo Puig dio en la entrevista de TV3.

Así, Bonig ha señalado que Puig ha pasado de 18 secretarías autonómicas de principios de 2015 a 29, a las que se suman la Abogacía y el IVF, más dos nuevas consellerias -las de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, que gestiona el podemita Rubén Martínez, e Innovación y Universidades, que corresponde a la socialista Carolina Pascual-; una decisión que le va a costar a los valencianos un millón de euros al año. Para Bonig, “Puig engaña a los valencianos porque en lugar de destinar el dinero a Sanidad, Educación o Política Social crea más enchufes y eso, es improductivo cien por cien”.

No hay que olvidar que uno de los puntos que generó mayor fricción a lo largo de las negociaciones entre PSPV, Compromís y Unides Podem-EUPV en el nuevo Consell fue el número de departamentos que debía tener el nuevo ejecutivo. 

Los 'morados' plantearon el modelo 6-4-2 (para PSPV, Compromís y Unides Podem respectivamente), mientras que la coalición valencianista proponía que fuera de 7-5-2 con la intención de no ver reducido el número de consellerias que gestionaran en relación a la legislatura anterior. Salvando el escollo de que Presidencia se integrara la suma total de ambos esquemas, socialistas, valencianistas y Unides Podem se decidían entre estas dos únicas dos opciones: tener un Gobierno con 12 ó 14 carteras.

Finalmente, han sido 14, lo que ya ha generado una "mala imagen", sin olvidar que en la definición del número de secretarías autonómicas siempre ha existido el consenso entre el Botànic II de que debían dilatarse.  Algo que tampoco ha beneficiado a la imagen del presidente Ximo Puig, teniendo en cuenta que en su toma de posesión reclamó una mayor financiación para la Comunitat Valenciana, a pesar de haber multiplicado los cargos públicos en su ejecutivo para dar entrada a Unides Podem en su nuevo Gobierno de coalición.

Comenta esta noticia
Update CMP