Puig pide un constitucionalismo militante frente a "la nueva cara del fascismo"

La irrupción de la extrema derecha de Vox en la vida pública española no ha pasado desapercibida para el president en la celebración del 40 aniversario de la Constitución de 1978.



El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, no pronunció en ningún momento el nombre de Vox, pero esta fuerza política emergente, calificada por sus rivales políticos de extrema derecha, se ha colado en el discurso de los partidos tradicionales. Para Puig, el batacazo del PSOE en Andalucía le ha debido alertar de que la renovación de su mandato al frente del Consell no está asegurado, aunque el CIS de Tezanos le dé una amplia victoria, 8 puntos por encima del PP. A estas alturas, ¿quién se fía del sociólogo socialista?

Y es que en el acto de celebración de 40 aniversario de la Constitución de 1978 que se ha realizado en el Teatro Principal de Alicante, el president ha reclamado un mayor compromiso democrático y de la defensa de los valores constitucionales, como la libertad, la igualdad, la justicia… en una apuesta por la pluralidad política para hacer frente "al nuevo rostro del fascismo", en clara referencia a la formación de Santiago Abascal.

Porque para Puig, se puede defender un estado federal, centralista, republicano o monárquico, pero la base de todo es la defensa de la libertad, la igualdad, la justicia ante estas "plagas" que está sufriendo la vieja Europa y que también ha llegado a España. El president se refería al incremento de formaciones de extrema derecha en la Unión Europea.

Aunque a veces, -más desde Compromís, que forma parte del Govern del Botànic-, se ha cuestionado la Carta Magna y se ha pedido cambios urgentes en el texto aprobado en 1978, sobre todo cuando algunos de sus dirigentes han defendido a los políticos catalanes presos por saltarse  la Constitución y que declararon la República Catalana de forma unilateral.  Ahora, en un momento político convulso, se abrazan a una Constitución que saben que es la garantía máxima para defender la libertad de un Estado que recuperó la democracia gracias al consenso de las distintas formaciones.

Puig  ha subrayado en Alicante que "la democracia no es irreversible" y ha abogado por utilizar como faro los valores que ofrece la Carta Magna española, así como por emprender un nuevo constitucionalismo militante que convierta "en convicción colectiva la defensa de la democracia".

Porque "las acciones que intentan hoy condicionar y dañar nuestra libertad, que amenazan el derecho de manifestación o que pervierten acciones legítimas como los actos de expresión cultural, quedarán en nada si todos los demócratas nos oponemos sin fisuras", ha comentado Puig. Por supuesto que ha insistido en la necesidad de reformar la Carta Magna para "mantener el orden básico del pacto social" que significó en 1978 para España.

Puig: "Las acciones que intentan hoy condicionar y dañar nuestra libertad, que amenazan el derecho de manifestación o que pervierten acciones legítimas como los actos de expresión cultural, quedarán en nada si todos los demócratas nos oponemos sin fisuras"



"Admiramos lo que significa la Constitución Española; la defendemos, la reivindicamos y luchamos por la vigencia sus valores pero reformarla hoy, es defenderla". El president ha apostado por un estado federal que sustituya el actual modelo de autonomías que "sufre síntomas de agotamiento, pues permite desigualdades territoriales inasumibles", ha asegurado el president, pensando sobre todo en los desequilibrios en cuanto a la financiación autonómica.

"Admiramos lo que significa la Constitución Española; la defendemos, la reivindicamos y luchamos por la vigencia sus valores pero reformarla hoy, es defenderla", afirma el president

Por otra parte, la vicepresidente del Consell, Mónica Oltra, ha defendido la Constitución porque “fue la mejor posible en ese momento, ya que era necesaria para cerrar un régimen dictatorial”, pero ha incidido en que el contexto no es el mismo y ha abogado por una reforma, tal y como reclama el grupo de Compromís.

Durante el acto se entregaron dos premios por la defensa de los valores constitucionales, que en este año han recaído en la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP) y en el expresidente del Tribunal Constitucional, Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Pascual Sala.

Pascual Sala: "El reconocimiento de las singularidades territoriales fortalece la unidad de España"

El magistrado valenciano estuvo ingenioso al afirmar, "no como dicen algunos", en clara referencia Podemos, que la Constitución no es un régimen, y que no fue producto de un acuerdo político artificial" sino "un triunfo para el pueblo español". "Todas las ideologías estuvieron representadas en ese acuerdo que buscaba la libertad y la reconciliación entre los españoles". También ha reconocido que la Cara Magna necesita ser reformada en el capítulo de las autonomías, porque además, "el reconocimiento de las singularidades territoriales fortalece la unidad de España".

Por otro lado, el portavoz de la Mesa Estatal por el Blindage de las Pensiones, Joan Encunyat, ha destacado la necesidad de que las pensiones "pasen de ser un principio a ser un derecho fundamental incluido en la Constitución”.

El acto acabó con la interpretación de los himnos de la Comunitat Valenciana -con un canto emocionado por parte de Mónica Oltra- y de España, en su versión más corta. Una anécdota en un acto institucional y reivindicativo de una Constitución que garantiza la paz y la libertad en este país.

Comenta esta noticia
Update CMP