19 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos se revuelve contra las cinco traiciones de Sánchez y ultima su venganza

Sánchez e Iglesias en su abrazo tras el triunfo de la moción de censura.

Sánchez e Iglesias en su abrazo tras el triunfo de la moción de censura.

El pacto con la OTAN, RTVE, Cataluña, la cobertura al Rey y el blindaje de los beneficiados por la amnistía fiscal. Los morados pasan a La Moncloa su lista de agravios. Y advierten...

"45 días después el abrazo del cambio se ha convertido en el abrazo de la traición". Esta es la reflexión que un diputado de Podemos hace sobre el primer mes largo de gobierno de Pedro Sánchez y los desaires -al menos cinco- que el nuevo presidente del Gobierno ha dedicado al partido morado.

"Sánchez -añade este destacado dirigente de Podemos- ha sabido aprovechar muy bien dos vacíos de poder provisionales: el del PP a la espera de su nuevo líder, y el nuestro, con la retirada momentánea de la primera línea de Pablo e Irene". Y es que la baja por el parto prematuro de los mellizos ha dejado la tarea de oposición repartida en varias voces: Rafa Mayoral, Ione Belarra y Noelia Vera.

Lo cierto es que la indignación se ha instalado en Podemos porque  se considera que Sánchez está gobernando "como si tuviera mayoría absoluta" y olvida que es presidente "gracias a nosotros, que somos el segundo grupo parlamentario de las fuerzas del cambio". Y que no existe comunicación fluida ni consultas periódicas entre el PSOE y la cúpula de su socio en la moción.

La lista de reproches a La Moncloa es bien larga para apenas 45 días de mandato de líder del PSOE. El asunto que más ha escocido a Podemos es el esperpento de RTVE. Los morados se sienten burlados y traicionados con el fracaso del decretazo y el "extraño" error en la votación de dos diputados de la izquierda que tumbó la renovación del consejo de administración. "Nuestros, no fueron", se enfatiza desde la bancada de los de Iglesias.

La segunda gran traición: la política de Defensa. Sánchez se había comprometido con Iglesias y con Alberto Garzón a revisar el compromiso con la OTAN del 2% del PIB. Pero la respuesta en la cumbre de la Alianza fueron las maniobras de Sánchez para forzar una fotografía con Donald Trump.

El tercer desencuentro ha llegado con la carpeta catalana. Iglesias llevaba meses ejerciendo de mediador en busca de un referéndum pactado que Sánchez descartó de raíz en su entrevista con Quim Torra. Y la reforma estatutaria le parece escasa a Podem y a los Comunes, socios estratégicos del partido morado.

Y, por último, el dosier del Rey Juan Carlos. Una ocasión inmejorable para que Podemos y, sobre todo, su socio de Izquierda Unida descarguen todas sus obsesiones sobre la Corona. Por eso, la ofensiva de los morados pasa por una larga comisión de investigación que "desmenuce" el reinado del padre de Felipe VI. Una iniciativa que ha desatado el pánico en el PSOE, que se niega a abrir un melón de incierto final.

La nueva entrega de las cloacas sobre el emérito y Corinna ha dejado de paso un nuevo roto en la alianza Sánchez e Iglesias: la amnistía fiscal. Podemos quiere luz y taquígrafos y que el presidente cumpla su palabra y publique los nombres de los beneficiados por la regularización extraordinaria de Montoro. Pero, creen los morados, en la lista hay varias bombas de relojería que pueden afectar al PSOE y su entorno.

"En septiembre esto va a cambiar, Sánchez se va a tener que dar cuenta de que gobierna con 84 diputados", se advierte en vísperas de las vacaciones parlamentarias. Al regreso, Iglesias comandará de nuevo su partido y está dispuesto a cobrarse la venganza de un arranque de gobierno en el que Podemos se siente "ninguneado".

 

 

 

 

mamma

Comenta esta noticia