06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez del "delcygate" da su primer paso con una prueba clave sobre Ábalos

La mano de la Justicia se ha posado sobre la cabeza del ministro Ábalos.

La mano de la Justicia se ha posado sobre la cabeza del ministro Ábalos.

El magistrado Serrano-Arnal estudia la declaración del vigilante de seguridad, decisiva en la causa, y exige a Marlaska la lista de funcionarios desplegados en Barajas.

Hasta ahora, arropado por el PSOE y Podemos y por sus socios independentistas, el ministro Jose Luis Ábalos se ha sacudido con notable desparpajo el delcygate.

Furioso unas veces, despectivo con quien le preguntara -fuese la prensa o la oposición- la mayoría de las ocasiones; vetada la comisión de investigación que debería arrojar luz sobre lo sucedido en el aropuerto de Barajas, Ábalos se ha resistido a dar ninguna explicación convincente y a encadenar, una tras otra, hasta seis versiones distintas sobre su encuentro clandestino como la vicepresidenta de Nicolás Maduro.

Pero ahora las cosas van a cambiar para el titular de Transporte, ya que la investigación de sustancia ya en los tribunales. Y el juez que va a instruir la causa -tras agrupar varias querellas procedentes de distintos órganos judiciales- ha arrancado este jueves formalmente su trabajo.

Se trata de Antonio Serrano-Arnal, titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid. El magistrado ha solicitado a través de un oficio al Ministerio del Interior la normativa de funcionamiento del aeropuerto, según han informado fuentes jurídicas.

En concreto, el juez quiere conocer de mano del Gobierno el protocolo de funcionamiento de Barajas para este tipo de llegadas, y la relación de los funcionarios adscritos al mismo.

Para ello requiere a la Dirección General de Relaciones Internacionales y Extranjería el  "procedimiento seguido para la implementación, efectividad y cumplimiento en el territorio español" de la decisión del Consejo Europeo de impedir a la número dos de Nicolás Maduro su entrada en Europa.

De forma paralela, en poder de Serrano-Arnal se encuentra ya la declaración jurada ante notario del vigilante de seguridad privada que presenció la reunión entre el ministro de Transporte y Delcy Rodríguez, que formaba parte de la primera querella presentada por Vox contra Ábalos.

El magistrado mantiene viva también su instrucción a Aena para que se conserven sin destruir las cintas de las cámaras de la sala vip que acogieron el encuentro entre ambos. Según las fuentes citadas, cuando el magistrado estudie estas primeras pruebas documentales comenzará a citar a declarar a los primeros testigos, previsiblemente en primer lugar el citado vigilante de seguridad, el testimonio-clave que desmontaría las versiones del número tres del PSOE.

 

M.B
Comenta esta noticia