12 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Alerta roja: la Policía se conjura para arruinar el plan para reventar el 10-N

Un simpatizante de la CUP durante los incidentes del 1-O.

Un simpatizante de la CUP durante los incidentes del 1-O.

Despliegue sin precedentes para garantizar la normalidad en un fin de semana que un sector del independentismo quiere aprovechar. Movilizados casi 100.000 agentes.

Analizados los informes del CNI y de los servios de información de Policía y Guardia Civil, el Gobierno ha decidido poner toda la carne en el asador para evitar que este fin de semana los independentistas o la ultraizquierda revienten el 10-N.

Más de 92.000 policías de diferentes cuerpos nacionales, autonómicos y locales se han vuelto a desplegar en toda España para garantizar la seguridad de las elecciones de este domingo, según han informado a Europa Press fuentes policiales del operativo. En Cataluña, se ha dispuesto que 2.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se desplieguen en apoyo a los Mossos d'Esquadra.

El dato global para el conjunto de España será "ligeramente superior" al del 28-A, hace siete meses. Las fuentes consultadas han detallado que en el conjunto de España se desplegarán 45.000 agentes de la Guardia Civil y 29.000 de la Policía Nacional, así como 13.000 de policías locales y 5.000 de policías autonómicas.

En Cataluña, donde se han activado todas las unidades de antidisturbios de los Mossos, unos 2.000 policías y guardias civiles apoyarán a la policía catalana para proteger los colegios electorales en un fin de semana en el que Tsunami Democràtic ha convocado actos de desobediencia en el marco de las protestas por la sentencia contra los líderes del procés.

El dispositivo en Cataluña se tendrá que adaptar a lo ordenado por el Tribunal Supremo este viernes. Tras las protestas sindicales y de partidos políticos, los jueces han acordado una medida cautelarísima en la que ordena a la Junta Electoral Central (JEC) que tome las medidas necesarias para que este domingo puedan votar los funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que no pudieron solicitar el voto por correo en plazo.

Como en abril, el Ministerio del Interior ha ordenado un refuerzo de las medidas de vigilancia dentro del Nivel 4 -sobre 5- de Alerta Antiterrorista, que permanece inalterado desde junio de 2015. Este 10-N el principal foco de atención es Cataluña, donde Tsunami Democràtic ha convocado su "acción más ambiciosa" durante tres días, del lunes 11 al miércoles.

Esta plataforma independentista, investigada en la Audiencia Nacional, utiliza una aplicación móvil para coordinar sus llamamientos, siendo el primero de ellos el del intento de colapso del aeropuerto de El Prat de Barcelona, una acción que se convocó horas después de que se hiciera pública la sentencia del 'procés' el 14 de octubre.

Desde ese día está activado un centro de coordinación (CECOR) liderado por los Mossos d'Esquadra, en colaboración con la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Los expertos en seguridad han recomendado mantener el nivel 4, que permanece inalterado desde junio de 2015, unido a un "reforzamiento de especial intensidad".

Estas son las cuartas elecciones generales con este nivel de alerta, que implica vigilancias específicas en materia de ciberseguridad y en espacios y medios de transporte, así como lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana, incluyendo infraestructuras de las que depende el recuento en la noche electoral.

Las Delegaciones del Gobierno han ido desgranando el dato del despliegue policial por comunidades, salvo en el caso de Cataluña, una región con especial atención este 10-N por las protestas independentistas, y donde los Mossos liderarán un dispositivo de seguridad del que, de forma oficial, no se quieren dar detalles.

Comenta esta noticia