Maquillar pieles maduras: la naturalidad es clave

A la hora de utilizar maquillaje, una vez que han aparecido las arrugas en la piel del rostro, es fundamental hacerlo con sobriedad para conseguir un buen resultado

A continuación te recomendamos algunos trucos para que tu piel luzca radiante sea a la edad que sea, siempre teniendo en cuenta que los tonos neutros son caballo ganador a medida que se cumplen años.

Lo primero que debes saber es que menos es más: las capas gruesas de maquillaje resaltan las arrugas y envejecen. Es importante que elijas una base ligera y sin grasa para que el resultado sea natural y rejuvenecedor.

Lo mismo ocurre con el polvo: tiene que ser traslucido, pues es el que mejor cubre las imperfecciones consiguiendo un acabado más natural que el compacto. En cuanto al colorete, debes saber que es uno de los pocos cosméticos que puede aplicarse de la misma forma a cualquier edad, por lo que simplemente elige una tonalidad acorde con tu piel y aplícalo sin miedo.

 

Para pintar los labios apuesta por los tonos rosas, beige o terracota y evita los brillos y tonos llamativos que destacan las arrugas de la comisura. Cuando maquilles los ojos, decántate también por las sombras suaves en tonos grises, marrones o beige; evita los azules y verdes y el uso de delineador porque endurecerá y envejecerá tu mirada; por lo que con añadir una ligera capa de máscara tendrás suficiente.

Por último, te recordamos que un buen resultado de maquillaje depende mucho del estado en el que se encuentre la piel. Es fundamental hidratarla con una crema adecuada para las características de nuestro rostro y limpiarla por la mañana y por la noche para mantener lejos las impurezas.

Comenta esta noticia
Update CMP