25 de mayo de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La brutal bajada a los infiernos del mítico Quique San Francisco

El actor desvela los terribles problemas personales que ha padecido en una entrevista a tumba abierta en La Sexta Noche que conmueve por su sinceridad.

Quique San Francisco tiene una cara inolvidable, con esos ojos saltones y esa voz grave que, combinadas, han dado algunos de los ratos de humor más recordados del cine y la pequeña pantalla españolas. Pero debajo de esa fachada, su vida ha sido un tormento, un viaje incesante a los infiernos personales más oscuros de los que, felizmente, parece haber salido.

Y no hay mejor catarsis que contarlos en público, sacudírselos de encima, como hizo este sábado en La Sexta Noche con Iñaki López, sin dejarse nada dentro por escabroso que fuera.

"Yo he pasado por dificultades económicas, con esta profesión es inevitable más unido al desastre que soy económicamente con mi dinero", comenzó, antes de desvelar una noticia impactante: él mismo fue un desahuciado, perdió su propia casa acosado por las deudas y la falta de recursos.

Pero no fue eso lo peor, con ser horrible como en tantos otros cientos de casos de ciudadanos anónimos o pequeños empresarios que lo perdieron todo durante una crisis que, al menos, provocó una inmensa ola de apoyo social. San Francisco vivió algo más horroroso aún, de lo que tanto se especuló siempre pero que él mismo quiso contar: su condición de drogadicto, ya recuperado.

"He tenido vicios, pasé tiempos jodidos con la droga como toda la gente de mi generación", dijo sin querer ahondar mucho y antes de recuperar ese verbo rápido y algo deslenguado que tanta fama alcanzó, para referirse a los tiempos presentes: "Lo políticamente correcto me parece una mierda porque es una censura de la opinión".

Comenta esta noticia
Update CMP